La puertorriqueña Merián Soto es bailarina, coreógrafa, video artista y profesora.
La puertorriqueña Merián Soto es bailarina, coreógrafa, video artista y profesora. (Suministrada)

“Bailar hasta que me muera”, así se expresó la bailarina, coreógrafa, video artista y profesora Merián Soto sobre su reciente proyecto unipersonal “El mundo nunca será el mismo” donde ejerce prácticas estético-somáticas de improvisación. El proyecto está acompañado de auto documentación en vídeo que refleja movimientos en la naturaleza, las urgencias de los cambios climáticos que nos afectan, además de la danza con ramas, “redescubierta en la pandemia” como apoyo natural al distanciamiento social.

Este performance unipersonal virtual de la bailarina, auspiciado por el Museo de Arte Contemporáneo (MAC) se podrá ver el próximo sábado, 27 de febrero, a las 7:00 p.m. de manera presencial, en el patio interior del MAC, libre de costo, o a través de las plataformas YouTube y Facebook Live bajo la cuenta @MuseoMACPR.

“Me entusiasma participar de la exhibición ‘Anarquía y Dialéctica el Deseo, géneros y marginalidad en Puerto Rico, organizada por Raquel Torres Azola, en el Museo de Arte Contemporáneo de Puerto Rico”, indicó Soto. “Participo con dos obras que enmarcan sobre 30 años practicando la improvisación: el vídeo de mi performance de ‘Tú y yoen Performance Space 122,grabado en la Ciudad de Nueva York en 1989, y “El mundo nunca será igual, un performance unipersonal de baile y vídeo”.

Para este performance, la artista se ha inspirado en las situaciones actuales que vivimos todos los seres humanos. “En ‘El mundo nunca será el mismo’ comparto improvisaciones generadas y practicadas en los últimos cuatro años: las ‘danzas con ramas’ (Branch Dancing) que tan útiles e inspiradas son en el tiempo de COVID, ‘ser/estar con lo que es’, ‘baile de sanación’ donde practico aceptar mi realidad del momento la cual incluye la ardua recuperación de un hombro quebrado, ‘mantenlo en movimiento’, y ‘shake mode’ (sacúdete), donde resisto la inercia de la vejez”, comentó la balarina. “Los vídeos nacen de prácticas de auto-documentación, e incluyen ejemplos de la serie ‘Sombras Danzantes’ (Dancing Shadows) que surgen del acto de documentar mi sombra en movimiento”.

Soto es la creadora de Branch Dancing y Modal Practice, metodologías estético-somáticas de improvisación para bailar toda la vida, las cuales enseña en Temple University, Filadelfia, donde ejerce como catedrática desde 1999. Es conocida por sus experimentos coreográficos con la salsa, en obras tales como “Así se baila un son” (1999) con música en vivo de Adalberto Álvarez y su son, y “La Máquina del Tiempo” (2004) con la participación del pianista, Elio Villafranca. Es fundadora, junto a Patti Bradshaw y Pepón Osorio, de Pepatián, organización de performance y danza experimental LatinX, ubicada en el Bronx, NY, desde el 1983. Además de eso, es curadora del “Reflection: Response Choreographic Commission” del Institute of Dance Scholarship de Temple University. Como tal, ha presentado trabajos de artistas tales como Awilda Sterling Duprey, Lela Jones, Kathy Westwater y Marion Ramírez.

💬Ver comentarios