Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Fragmento de una de las piezas de Iván Girona. (Suministrada)
Fragmento de una de las piezas de Iván Girona. (Suministrada)

Caracoles, martillos o fíbulas diminutas, cartílagos o maxilares abiertos en flor, órbitas y mezclas de una diversidad biológica que puede ahogar el reino terrestre en el marino, y darse un chapuzón inverso hacia el celeste. Toda una extraña y curiosa proliferación de formas emergen de unos dibujos realizados con navaja, generando lóbulos y líneas en positivos y negativos, gracias a una precisión sorprendente y poética.