El día oficial del mundillo en Puerto Rico se celebrará todos los primeros domingos de mayo. ( Wanda Liz Vega )

Exaltar y reconocer el arte del mundillo en Puerto Rico a través de las manos de cientos de mundilleras y mundilleros de diferentes generaciones, al fin tendrá una visibilidad oficial en el calendario de días nacionales en la isla.

La gesta de grupos de maestros y artesanos del mundillo puertorriqueño en conjunto con la petición del Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) y al Departamento de Estado logró que se declare el primer domingo de mayo como el Día Nacional del Encaje de Mundillo Puertorriqueño.

Este domingo, 2 de mayo, será el primero en el que se festeja el arte de tejer que nos distingue como pueblo desde el siglo XIX y a su vez nos hilvana a otras culturas que también dan vida al mundillo a través del tiempo.

El arte del mundillo llegó a la isla a través de la población de mujeres españolas. El tejido del mundillo era utilizado por la clase alta española que eran religiosos, militares y la judicatura que se radicaron en la isla.

En la isla, el pueblo de Moca acogió la tradición española tanto así que en el pasado fue una fuente de ingreso importante para el municipio y la zona oeste de Puerto Rico.

Moca celebra el Festival del Mundillo desde hace décadas, estableció el Museo del Mundillo y tiene el mote de “la capital del mundillo”. No obstante, hacía falta promover y extender el trabajo de nuestros artesanos con los bolillos de forma oficial y que se distinga a nivel nacional como una de nuestras tradiciones culturales.

“Todavía hay que darle una mayor exposición al trabajo del mundillo en la isla. Este arte mucha gente no lo conoce y no lo valoran como debe ser. Es un trabajo muy delicado y sofisticado. Hay hasta un día del mantecado y la pregunta era cómo no iba a existir un Día del Mundillo en Puerto Rico”, sostuvo la maestra Carmen Arteaga, presidenta de Líderes de Mundillo Puertorriqueño, grupo que peticionó la declaración del día oficial.

En el ICP estamos contentos con este día oficial para reconocer el arte del mundillo, para reconocer la industria de artesanos y cómo a través de esta arte nos hilvanamos con otras culturas en el mundo. Tenemos un grupo de artesanos de mundillo que nos representan en actividades internacionales como parte de ese intercambio cultural. Este día es una oportunidad también para que las mundilleras y los mundilleros que no estén afiliados al ICP lo hagan y estén activos”, sostuvo Jessabet Vivas, directora del programa de Artes Populares del Instituto de Cultura Puertorriqueña.

Vivas especificó en entrevista el jueves que la proclama oficial ya estaba radicada en el Departamento de Estado y que debía estar lista antes de la celebración de este domingo.

Vivas en conjunto con el grupo de Líderes del Mundillo Puertorriqueño, - asociación conformada en el 2017-, fue la responsable de atender la petición del Día Nacional del Encaje de Mundillo Puertorriqueño.

La funcionaria pública ni la maestra de mundillo pudieron precisar cuántos trabajadores de este arte existen en la actualidad en Puerto Rico, porque no hay una base de datos completa en el ICP, ya que no todos están afiliados como artesanos.

Arteaga indicó que la asociación que representa, precisamente, trabaja para crear una base de datos que incluya a trabajadores del tejido, artesanos de bolillos, maestros y estudiantes. “Estamos trabajando en esa lista que le solicitamos a Fomento en ayuda con el ICP”, afirmó.

Carmen Arteaga es maestra de mundillo en Puerto Rico.

La maestra de mundillo explicó que el año pasado, justo una semana antes del decreto de la cuarentena provocada por la pandemia se celebró el primer “Unidos por el mundillo” en Moca donde participaron 300 maestros, artesanos y tejedoras del mundillo puertorriqueño. En ese evento, un poco distinto al festival que se celebra anualmente en noviembre en el mencionado municipio, llegaron decenas de personas interesadas en adentrarse al trabajo de hilos y bolillos sin imaginar que se toparían con un encierro de meses y una pandemia que sigue sumando contagios y cobrando vidas.

En su caso, pudo gestionar sus clases en línea y disfruta tener tres grupos virtuales semanales. Arteaga aprendió a utilizar programas de computadoras que nunca había imaginado que podía utilizarlos. No obstante, reconoció que no todos los maestros del tejido tuvieron la misma oportunidad laboral, por lo que confía que en el futuro se reactive el sector cultural con eventos presenciales que ayuden al desarrollo de nuevos talentos.

La maestra de mundillo aprendió el arte a través de sus tías abuelas en San Sebastián. Tenía tres años. Luego a los 20 años se dedicó al mundillo a tiempo completo, pero al casarse hizo una gran pausa. Una vez se retiró de maestra de escuela regresó a los bolillos y los hilos para continuar su vocación de enseñanza, pero desde el arte del mundillo. Es por eso que insiste en que el arte del mundillo es generacional y que “al exponer este trabajo con un día oficial más personas se van a interesar”.

💬Ver comentarios