Méndez nació el 5 de febrero de 1916 en Juncos. (Suministrada)

Con motivo al Mes de la Herencia Hispana en Estados Unidos, Google dedicó hoy su “Doodle” a la activista puertorriqueña Felicitas Méndez, quien junto a su esposo Gonzalo, lideró una batalla educativa por los derechos civiles que cambió California y sentó un precedente legal importante para terminar con la “segregación de jure” en los Estados Unidos.

Méndez nació el 5 de febrero de 1916 en Juncos, Puerto Rico y a muy temprana edad se mudó con sus padres al suroeste de Estados Unidos. La familia se unió a la comunidad latina de trabajadores agrícolas en el condado de Orange en California.

Según la biografía publicada por Google para el homenaje, en 1935 Felicitas contrajo nupcias con Gonzalo, un inmigrante mexicano que trabajaba con su padre en el campo. Juntos, la pareja abrió un café en el vecindario y luego administró una granja en la ciudad de Westminster.

La historia de la familia cambió en 1944, cuando a los tres hijos de los Méndez se les negó la inscripción en una escuela pública local debido a su origen étnico y color de piel. Sin embargo, la pareja decidió pelear la decisión con la histórica demanda Méndez v. Westminster.

Gonzalo -junto a otros cuatro padres- demandaron al distrito escolar de Westminster para exigir el fin de la segregación de estudiantes hispanos. Felicitas, por su parte, lideró y creó distintos comités para apoyar el caso mientras administraba la granja Méndez por su cuenta. Todos los ingresos generados durante ese período generando fueron utilizados para subsidiar la demanda.

Finalmente, el 18 de febrero de 1946, el Tribunal de Distrito Federal concluyó que los distritos escolares violaban el derecho de los ciudadanos mexicoamericanos a la igualdad de protección ante la ley y falló a favor de la familia Méndez y los demás padres.

En 2011 Sylvia Méndez, hija de Gonzalo y Felicitas, recibió la Medalla Presidencial de la Libertad, en reconocimiento a su papel y al de sus padres en el caso Westminster v. Méndez.

"Estoy muy orgullosa de ser la hija de Felicitas y Gonzalo Méndez y de tener la oportunidad de cumplir la promesa que le hice a mi madre. Recuerdo que mi madre me decía: “Nadie sabe sobre Méndez vs Westminster, cómo cinco familias lucharon para acabar con la segregación en California. Cuando todos decidimos luchar, no era solo por ti sino por todos los niños”, comentó Sylvia al recibir la distinción.