Nuestra región caribeña no suele figurar a menudo en las novelas estadounidenses. En todo caso, provee un trasfondo exótico. Aquí resulta el eje simbólico y el lugar de cruce (algo que siempre ha sido) de vidas e historias que se alejan luego de ella. (Suministrada)

La “X" del título significa muchas cosas en esta novela de la estadounidense Alexis Schaitkin. En primer lugar, es el nombre de una isla ficticia del Caribe. Parecida a la nuestra en sus paisajes y en su atractivo turístico, se asemeja aún más a cualquiera de las Antillas Menores inglesas. Allí se inicia la acción: la misteriosa desaparición de una chica de 18 años, Alison Thomas, mientras vacacionaba con sus padres y su hermanita, Claire.