Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Instalación “Hasta que la muerte nos separe”, de Anaida Hernández, una de las piezas que abre la nueva exhibición permanente del MAPR.
Instalación “Hasta que la muerte nos separe”, de Anaida Hernández, una de las piezas que abre la nueva exhibición permanente del MAPR. (Ingrid Torres)

En un país de siglos de colonización como el nuestro, el tema de la identidad nacional sigue siendo un espacio en blanco. Esa línea imaginaria nos permite construir y deconstruir diariamente lo que somos o creemos ser. De esta forma, tachamos, eliminamos, acortamos, fusionamos o agregamos definiciones a nuestro repertorio identitario, según las viviencias y experiencias individuales y colectivas.

Buscando ampliar la mirada de lo que somos y cómo hemos sido representados, el Museo de Arte de Puerto Rico (MAPR) comenzó el pasado año una revisión total de su exhibición permanente.

Luego de meses de arduo trabajo y a partir del insumo recopilado en una investigación con grupos focales, nació “Puerto Rico Plural”, título de la nueva exhibición permanente del MAPR que abrirá sus puertas este domingo. Para esta ocasión especial se llevará a cabo una fiesta de pueblo de 11:00 a.m. a 5:30 p.m., donde el público podrá acceder al museo libre de costo.

Con la participación de sobre 150 artistas y más de 230 obras, esta muestra aspira a mostrar la pluralidad de la puertorriqueñidad a través del arte, desde el siglo XVIII hasta el presente, como precisó la directora interina del MAPR, Marta Mabel Pérez, en un recorrido guiado con la prensa.

“Cuando hablamos de pluralidad, hablamos de inclusión. Hay inclusión a nivel geográfico, tenemos lo afrocaribeño, tenemos la presencia y aportación de la mujer ya que hay muchas artistas que han sido rescatadas y las verán en sala. También mucha inclusión de obras que no se han exhibido y no se han visto, ya que son de colecciones privadas o que por su condición se tuvieron que preservar para mostrarlas en esta ocasión”, sostuvo Pérez.

En esta muestra se duplica la presencia de mujeres con relación a la anterior, con 52 artistas. Ese reconocimiento es una de las grandes aportaciones de esta nueva exhibición permanente que finalmente hace justicia al trabajo de algunas de nuestras principales creadoras.

Aunque todavía queda camino por andar en esa dirección, el MAPR da un paso importante con esta decisión, permitiendo que el público conozca, aprecie y estudie parte del trabajo de estas artistas. Un descubrimiento son las obras de Amalia Cletos Noa, pintora del siglo XIX, cuyo padre, Juan Cletos Noa fue maestro de Francisco Oller.

Desde la entrada de la exhibición, que comienza en el cuarto piso y no en el tercero como es usual, se establece una mirada horizontal con relación al trabajo de nuestras artistas, al ubicar frente al imponente mural “La plena”, de Rafael Tufiño, la también impactante pieza “Hasta que la muerte nos separe”, de Anaida Hernández.

Es así como el espectador podrá relacionar la plena “Cortaron a Elena”, que bien representa Tufiño, con la decenas de nombres de mujeres asesinadas por sus parejas, que presenta Hernández en su pieza.

En la exhibición, por otro lado, se agregaron obras de nuestros creadores de la diáspora, así como piezas que recogen lo que son los puertorriqueños como resultado de los procesos migratorios que se han llevado a cabo en el país. “Puerto Rico Plural”, incluye, además, diversos géneros desde las artes visuales, danza, poesía, artesanía y objetos arqueológicos, que también apuntan a la diversidad cultural, histórica, política, demográfica y de nuestra realidad caribeña.

Llama la atención, por ejemplo, la pieza “en-cierro”, de la artista Awilda Sterling, quien desarrolló una instalación basada en una pieza de danza que comenzó en el 2016. O el porfolio “La Ciudad infinita: versiones de San Juan” que combina textos de Vanessa Droz, Lilliana Ramos Collado, Olga Nolla, Uroyoán Noel y Angelamaría Dávila con obras de María Antonia Ordóñez, Nora Rodríguez, Vallés, Jorge Zeno, Marta Pérez y Mari Mater O’Neill, respectivamente.

Esta muestra, que fue diseñada por el artista Garvin Sierra, no sigue un orden cronológico, sino 12 ejes temáticos, por lo que en una sala se podrán apreciar piezas del siglo 18 con obras contemporáneas, con la intención de crear diálogos y contrastes.

Es así como en la sala, “El sentir nacional: surgir de lo patrio”, el espectador podrá apreciar el retrato “Las hijas del gobernador don Ramón de Castro”, de José Campeche, compartiendo espacio con la escultura “1797”, de Daniel Lind-Ramos, en la que puntualiza en la victoria liderada por la milicia isleña contra la flota naval inglesa, que ancló en la costa de Loíza, frente a Punta Cangrejos (Piñones), para tratar de invadir la isla.

En la sala “Valores de identidad: el imaginario popular”, a su vez, se podrá apreciar un retrato de la exreina Marisol Malaret, del artista Joaquín Mercado, al lado de la corona y cinta que obtuvo Denise Quiñones cuando ganó Miss Universo, lo que invita a nuevas conversaciones sobre el arte y el discurso nacional de la belleza.

Resulta novedoso la relación de objetos arqueológicos indígenas y africanos con obras contemporáneas de nuestros ceramistas, como Jaime Suárez y Dhara Rivera, que a través del barro hablan de un pasado/presente tantas veces invisibilizado. Reciben importancia en la exhibición nuestros artistas abstractos, así como los de la generación del 50 y los contemporáneos. “Puerto Rico Plural”, cuenta también con cuatro espacios con obras, algunas comisionadas para la exhibición, con las que el público podrá interactuar.

El curador del MAPR, Juan Carlos López Quintero, sostuvo que el “hilo rojo que recorre” a muchos de los y las artistas que forman parte de la exhibición es que son cronistas de su tiempo. Dijo que, desde Campeche y Oller, pasando a los artistas de la generación del 50 hasta los grafiteros, todos reflejan lo que pasa en el país.

Como muestra de esas expresiones más contemporáneas, de hecho, se incluyó un gran mural que el artista Alexis Díaz prepara en la fachada del MAPR, y que ha titulado precisamente “Plural”. Las piezas que realiza y que ya se pueden apreciar, están inspiradas en las obras que forman parte de esta nueva exhibición que durará seis años y que irá rotando piezas, objetos y artistas de forma recurrente con la intención de mostrar esa pluralidad de lo que somos.