La neurocoach Yessenia Rosado debuta con su primer libro (Suministrada)

El proceso de redacción de su primer libro “Lo que aprendí de un cab...: Cómo reconocerlo y escapar sin morir en el intento”, la neurocoach Yessenia Rosado lo describe como una terapia de escritura donde pudo plasmar el ciclo de violencia doméstica que le tocó vivir.

Al estar estudiando psicología pudo identificar las cosas que les faltaba por sanar y quiso trabajar en ellas. Por eso, a través de su libro quiso hacer un llamado a la reflexión introspectiva y, desde ese interior, tomar acción en favor de nutrir el amor propio.

En el libro toco no solo el tema de la violencia doméstica, sino que hablo acerca de la autoestima, de ese amor propio que es de donde parto para que la mujer pueda enfrentar cualquier situación por la que esté atravesando”, cuenta Rosado, quien está certificada como neurocoach con Programación Neurolingüística.

La publicación de 11 capítulos, de lectura rápida y con un lenguaje coloquial, no solo habla de sus vivencias, sino que incluye la experiencia de una amiga suya víctima de violencia doméstica, además de ofrecer herramientas para que las mujeres adopten una actitud positiva, se empoderen de sus anhelos y tomar acción para cumplirlos.

“Muchas veces nos diluimos nosotras en una relación con una persona, a la que ponemos en un pedestal, lo idealizamos, y nos olvidamos que en ese pedestal solo podemos estar nosotras. Ese básicamente es el mensaje, de empoderar, que la mujer tome control de su vida, su cuerpo, su sexualidad, de todo”, expresa la autora, quien se encuentra realizando una Certificación en Abuso Sexual en el Instituto Sexológico Educativo y Psicológico de Puerto Rico.

Portada del libro “Lo que aprendí de un cabr...: Cómo reconocerlo y escapar sin morir en el intento”, por Yessenia Rosado

Asimismo, Rosado explica que en el libro orienta sobre cómo el ser humano tiene la capacidad de reprogramar sus pensamientos. “Partimos de nuestras creencias, el mundo no es como es, sino cómo somos. Es cómo lo vemos y todo tiene que ver con nuestra percepción y con nuestros filtros. La manera en que vemos las situaciones determina cómo es el mundo para nosotros. Por eso es crucial tener herramientas claves que nos ayuden a enfrentar cualquier situación”, orienta.

De hecho, señala que el libro termina con un autoanálisis en el que los lectores puedan contestar unas preguntas y puedan identificar en qué momento o etapa de su vida se encuentran y si están viviendo la vida que quieren y merecen.

Como neurocoach, Rosado explica que posee dos certificaciones, una como coach de vida y otra como experta en programación neurolingüística, que es la que nos permite ver la manera en que pensamos y hablamos, que afecta grandemente nuestra conducta y todo lo que hacemos.

“Partimos de las creencias buscando las soluciones dentro de la misma persona, o sea que la misma persona es la experta en su vida y tiene las soluciones para sus propios problemas”, plantea a la vez que resalta que durante la pandemia se han agudizado los problemas de depresión, rupturas de relaciones, el maltrato y la violencia de género.

“En el caso donde hay violencia de género es súper preocupante porque es tener esta personas 24-7 a tu lado, que puede desarrollar en la mujer el síndrome de indefensión aprendida, que las lleva a adaptarse psicológicamente de tal manera, que piensan que no hay nada que puedan hacer para salir de ahí y ese es el verdadero problema. Tenemos mujeres en sus casas calladas por miedo al juicio, a su verdugo, a lo que le pueda pasar o le puedan hacer. Y quizás pensando, ‘yo estoy encerrada con él, si lo denuncio, después va a tener mucho más coraje conmigo’”, manifiesta.

Rosado enfatiza que hay muchas entidades que se dedican a ayudar a mujeres en este tipo de situaciones y que lo tratan de manera confidencial. “Mi llamado es a que busquen ayuda, que no se callen, que hablen con un familiar. Siempre, siempre es posible salir por más fuerte que se vea la situación”, declara.

La neurocoach expone que el ciclo de la violencia doméstica, que se repite una y otra vez, es descrito fantásticamente por Leonore Walker, en tres etapas: la fase donde se acumula la tensión, la segunda es cuando ocurre violencia, maltrato físico o emocional, y la última etapa es la de “honey moon”, donde ocurren dos cosas, se reconcilian, pide perdón y dice que no lo vuelvo hacer o termina la mujer siendo asesinada.

“He aprendido en esta vida que lo único urgente es vivir. No sabemos cuán breve o largo es nuestro paso en esta vida, por lo que debemos ser lo más felices posible. Vivir la vida que merecemos, la vida que queremos y eso llega a través del amor propio porque es el que nos ayuda a tomar decisiones correctas, siempre velando por ese bienestar. Ese bienestar ayuda a que salga la empatía y, una vez te amas, estás listo a amar otras personas”, concluye Rosado, quien desde el 2013 se ha comprometido en empoderar a otras mujeres mediante charlas, talleres, blogs y conferencias.