Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Desde su habitación de hotel en San Juan, Laura Pausini confiesa que ha llegado a buscar ayuda psicológica para combatir algunas traiciones a lo largo de sus 20 años de carrera artística. “Personas cercanas me hicieron creer que no podía tener éxito sin ellas”, dice. Es honesta, aunque en riesgo de abrirle puertas a personas malintencionadas. Ya le ha pasado. Lo confiesa.

A pesar de los tropiezos, la cantante italiana no se limita en afecto. “Me siento una persona normal que hace un trabajo privilegiado, sobre todo hoy que es tan difícil conseguirlo. Nunca soñé con ser famosa. No ser accesible sería sentirme diferente a los otros y eso es lo que más temor me da. No me gusta sentirme lejos de la gente. Necesito mucho calor, amistad. La soledad siempre fue mi mayor miedo”, reflexiona.

Para ella, la igualdad llega con la libertad.

“Los seres humanos somos todos iguales. Es uno de los valores que he aprendido viajando. Vi personas de diferentes colores, mexicanos, chinos, homosexuales, transexuales, heterosexuales... Todos son idénticos y mi manera de amarlos. No me gusta el machismo, ni el feminismo. La crítica que recibo llega de un ser humano, no de un sexo o una actitud. Es lo que Dios me ha enseñado”, indica.

Desea que su unigénita Paola, quien tiene apenas 8 meses, aprenda “inmediatamente” esa filosofía sobre la diversidad.

“Cuando estaba embarazada, no sabía si sería hembra o varón y pinté las paredes de su cuarto de lila. Si era hombre, me hubiera gustado que fuera homosexual. Ya es niña y quiero que haga lo que quiera. Es mejor nacer en una familia que comprende. A mí me gusta mi novio y, si me hubiera gustado una mujer, me hubiera gustado una mujer. En esta vida debe hacerse lo que se siente natural. Nadie debe sentirse en soledad para vivir su libertad”.

Habla de su hija Paola como “el sueño que no pensaba conseguir porque ya había tenido tanta suerte en mi vida profesional y había esperado tantísimos años”. Por eso cuenta que lloraba cada vez que escuchaba una canción durante los primeros seis meses de la bebé. “Es la cosa más grandísima. El problema es que ya canta y yo no quiero que sea cantante”, bromea.

Con esa libertad, la artista se une a los distintos artistas que se presentan esta noche en el Coliseo de Puerto Rico como parte de la Noche de estrellas de Fidelity. Está esperanzada de compartir “escalofríos” con el público boricua, que conoció por primera vez cuando tenía 19 años en el 1994.

Laura Pausini anhela plasmar la vibra de noches como esas en el disco The Greatest Hits que lanzará el 19 de noviembre en Puerto Rico. Grabó sus más grandes éxitos e integró varias colaboraciones, como la de Kylie Minogue en el sencillo promocional Limpio.

“Kylie es una mujer con mucha fuerza. Nuestra voces son muy distintas, pero nos unimos en una canción sobre cómo quiero que todo el mundo tenga una vida transparente, clara”, explica.

Otro de sus amigos, el boricuaMarc Anthony, se le juntó para darle un toque “tropical” al corte Se fue, que aparecerá en el álbum. “Quería ser puertorriqueña por varios minutos”, concluye.


💬Ver 0 comentarios