El padre de Lin-Manuel Miranda reflexiona sobre los logros del prestigioso musical en la isla, incluyendo un momento de "tristeza horrible".

Vega Alta - A poco más de una semana del estreno del musical “Hamilton” en Puerto Rico, Luis Miranda Jr., padre del reconocido dramaturgo y compositor Lin-Manuel Miranda, siente que han pasado “tres años” en la puesta de escena en su patria.

La intensidad experimentada por él, su familia y todos los miembros de la producción resulta incomparable a lo vivido en otras giras. Puerto Rico, desde la idea de la concepción  de  traerlo, cambiar de teatro en menos de un mes, hasta presentar el musical con un lleno total todos los días, ha sido una experiencia que viaja entre la locura y lo increíble y majestuoso de conocer la vida del emigrante caribeño Alexander Hamilton en el Centro de Bellas Artes, (CBA) Luis A. Ferré en Santurce.

La gira del laureado musical no se ha limitado a una puesta en escena, ya que ha sido un cúmulo de esfuerzos y actividades que involucran al sector público y privado para proyectar las maravillas de la isla y ser una puerta turística que ayude a la sociedad puertorriqueña en los aspectos económicos, sociales, políticos y culturales. Y en cada una de esas iniciativas, Miranda padre, está o ha estado presente.

“Parecen tres años (ríe). El día de los estudiantes (función de universitarios) salí de mi casa a las 4:30 a.m. para llegar allí. Cada día es tan intenso y tantas cosas que están pasando que se siente como una eternidad, pero una eternidad de alegría. A mi esposa (Luz Towns-Miranda) le dio apendicitis, pero la llevamos de emergencia al hospital y ya está bien. Ha sido una semana de poder hacer tantas cosas en medio de la gira. No puedo creer todo lo que se ha hecho y lo que falta en estas próximas semanas”, mencionó el padre del actor al recorrer la Placita de Güisín, un espacio público en Vega Alta con el que la familia Miranda comparte un poco de su intimidad. 

El progenitor del galardonado actor señaló que dentro de todas las ganancias que ha tenido la isla con la proyección internacional que otorga la producción teatral y las actividades relacionadas que sea han realizado hasta el momento, se suma lo que el comediante Jimmy Fallon hizo al dedicar un programa completo en torno a nuestro país.

Para Miranda, el reconocido animador plasmó “una postal a Puerto Rico que si uno tratara de comprar esa publicidad y alcance, no es, ni sería posible”.

Según narró, -sentado con un café en mano en la misma esquina que su padre Luis Antonio “Güisín” Miranda Vega lo hacía-, desde el día de la emisión del programa de la cadena NBC, ha conocido a turistas que vieron el espacio televisivo y volaron a la isla para intentar comprar boletos, hacer filas de largas horas o recorrer los mismos lugares que descubrió Fallon en suelo boricua.

Miranda reconoce que él y su familia están viviendo una efervescencia de orgullo y de afirmación e identidad puertorriqueña que aspiran nunca termine. No por la fama de salir a la calle y que lo reconozcan para tirarse una foto o por el furor del exitoso musical y ser el padre de Lin-Manuel, sino porque se trata de una ayuda directa a un país abatido por una crisis económica, la destrucción del huracán María y la lenta e ineficaz respuesta del gobierno de Donald Trump para la recuperación de la isla.

“Esto es una efervescencia lo que estamos viviendo y es bonito que la gente se acerque y te diga gracias por lo que están haciendo por Puerto Rico. Tanto Lin-Manuel como mi familia tenemos presente que esto es un mérito de vida y de ayuda para los puertorriqueños. Hay mucho por hacer. Nosotros en la diáspora como aquí, luchamos tanto para que -por lo menos- la ayuda millonaria que está en la mirilla para venir a Puerto Rico llegue y aún no llega. Necesitamos $90,000 millones para crear un Puerto Rico resistente y que Trump esté hablando de que la muralla es tan importante como los fuegos en California y la tragedia de María en la Puerto Rico… es de locura y él es un descabellado”, afirmó Miranda, quien es una de las voces latinas con mayor influencia en Nueva York en favor de las comunidades hispanas y detractor de la administración republicana de Trump.

Aportaciones a la isla

Dentro de las bondades y aportaciones de la presentación del  musical, Miranda destacó que la visita la semana pasada de los 30 congresistas estadounidenses en la isla sirvió para que conocieran en “carne propia las necesidades de los puertorriqueños”.

El padre del actor confía en que los congresistas sean los embajadores en la mayoría demócrata para respaldar y abogar por las piezas legislativas sobre Puerto Rico ente el Congreso de Estados Unidos. “El enseñar y educar a los congresistas sobre Puerto Rico siempre tienen que estar presente si queremos recuperarnos”, aseguró.

En su caso y sobre el evento “Hamilton” lo único que lamenta o considera ha sido el único traspié de último momento fue la mudanza del teatro de la Universidad de Puerto Rico (UPR) al CBA.

“No ha habido nada negativo, sino problemático como fue el mudarnos de la universidad al Centro de Bellas Artes fue muy triste. Era decirle a gente con la que llevo trabajando más de un año que no nos vamos a quedar aquí. Lo comparo con te vas a casar con alguien y tienes que ir al altar y dices: ‘dame la sortija para atrás que no nos casamos’. Fue una tristeza horrible”, indicó el presidente fundador de Hispanic Federation, una de las organizaciones latinas sin fines de lucro con mayor destaque en Estados Unidos, dedicada a atender los servicios humanos y las necesidades de salud de la comunidad hispana.

No obstante, aunque Hamilton no se presentó en su alma máter la designación de ayuda por parte de la familia Miranda para la universidad se mantuvo. La familia hizo una inversión de un millón de dólares en para la reconstrucción del teatro y así poder cumplir con la acreditación del Actor Equity.

Todas las ganancias de la temporada de “Hamilton”en la isla van dirigidas al Fondo Flamboyán para las Artes, entidad creada por Miranda para apoyar instituciones y grupos artísticos del país, así como galerías, músicos y espacios culturales. “La universidad se queda con un teatro donde los estudiantes van a poder tener una sala de primer alcance para hacer su labor artística”, reiteró el padre del ganador de un Pulitzer en Drama (2016).

En esa misma línea de ayuda directa recordó la inversión de cinco millones de dólares para rehabilitar la industria del café en la isla a través de la fundación Hispanic Federation.

Y es que todos los miembros de su familia de alguna manera ejecutan acciones en beneficio de los puertorriqueños desde su campo o experiencia profesional. Lin-Manuel lo ha maximizado a través del arte y el orgullo que siente por la patria que vio nacer a sus padres.

Mientras que la madre del compositor, Luz, quien es psicóloga clínica en Nueva York aprovechó la estadía de estos días para liderar y ofrecer esta semana un entrenamiento sobre un programa de salud mental con la Universidad de Puerto Rico.

 “Todo en mi casa tiene un carril y si todo el mundo se queda en su carril el tráfico fluye. Luz es psicóloga clínica y muy reconocida en New York. En Puerto Rico ella está haciendo cosas que le gusta hacer dentro de su campo de salud mental. (Ella) va a dar un entrenamiento de un programa de salud mental muy grande con la Universidad de Puerto Rico para ayudar a las víctimas de trauma a raíz del huracán María. Después va a visitar Profamilia. Luz ha pasado toda su vida proveyendo servicios de salud mental a mujeres pobres. Ese es su propósito de vida”, explicó Miranda, quien en broma sostuvo que para conocer el estado de ánimo de su esposa todas las mañanas la molesta con algún comentario que sabe que la pueda causar un disgusto y si reacciona inmediatamente “es que está bien”.

Vega Alta en el mundo

La Placita de Güisín desde su inauguración en el 2017, se ha convertido en un lugar turístico de Vega Alta y de la isla.

Con la puesta en escena de Hamilton en la isla, cientos de turistas han adquirido paquetes turísticos que incluyen la visita al pintoresco espacio inspirado en el fallecido abuelo del dramaturgo.

El pintoresco espacio que administran los tíos del actor, Elviny Yamila Miranda aguarda varios establecimientos de comida, frituras, café, frapés, la tiendita exclusiva de ropa y accesorios del artista, “TeeRico” y el Museo Miranda, que exhibe premios, fotografías y la llave del pueblo, otorgada por el municipio, entre otros recuerdos.

Los turistas locales y extranjeros una vez llegan se paran frente al mural, tipo mosaico, con el rostro del actor y de Güisín para tomarse fotos.

“Ha habido un incremento sustancial con el musical, pero desde que abrimos hemos tenido una buena acogida. En los fines de semanas con los paquetes de turistas por lo de Hamilton recibimos diarios grupos de hasta 50 personas. Este espacio es de la familia Miranda, pero aquí trabajan otras cuatro familias de nuestro pueblo y hay 15 empleos. Este concepto de varios establecimientos juntos es una aportación directa a la economía de Vega Alta y además se benefician los negocios que están alrededor”, indicó el tío del afamado actor.

Una vez el padre llegó a la placita, los presentes aprovecharon la oportunidad para fotografiarse y conversar con Miranda.

El hijo de Güisín se conoce el espacio de principio a fin y previo a sentarse a degustar un plato de arroz guisado y guineítos en escabeche proclamó que gracias a todas las acciones del dramaturgo y su orgullo de que su familia sea del pueblo costero “Vega Alta está en el mapa mundial”.

La Placita de Güisín está localizada en la calle Luis Muñoz Rivera en Vega Alta.


💬Ver 0 comentarios