La delegada de Dorado cuenta su impresionante historia de vida.

Esta edición de Miss Universe Puerto Rico, sin dudas, se caracterizará por las historias que hay detrás de cada una de las concursantes. Una de las que compartió un poco de su historia fue la representante de Dorado, Oxana Rivera, de 27 años.

Aunque nació en Rusia, esta joven llegó junto a su hermano gemelo a Puerto Rico cuando apenas tenía 13 años de edad, luego de que una pareja de puertorriqueños los adoptara. Narró que cuando su padre biológico murió, su madre -quien tiene otros tres hijos- no tuvo los recursos para hacerse cargo de ella ni de su hermano, por los que los entregó a un orfanato, donde estuvieron desde los cinco hasta los 13 años, cuando fueron adoptados.

Narró que su madre adoptiva –quien tiene otros dos hijos también rusos- supo de ella y su hermano a través de una fotografía y que tan pronto los vio “se enamoró”. “Cuando vio la foto dijo ‘estos son mis hijos’ porque lo sintió. Entonces, ella y mi papá fueron para Rusia para conocernos”, contó.

La decisión de dejar su país la tuvo que tomar ella y su hermano ya que eran grandes. Relató que al inicio no fue fácil porque no sabían español y ni siquiera dónde era Puerto Rico, pero al final decidieron apostar a su nueva familia. Cuando los vimos el sentimiento fue estamos seguros, estamos en una familia y así fue que llegamos para acá”, abundó. La transición de Rusia a la isla fue más llevadera gracias a la mejor amiga de su mamá adoptiva, quien es rusa y fue la que sirvió de intérprete durante su primer mes acá. Luego ella y su hermano tuvieron una maestra de español colombiana con la que aprendieron el idioma.

“En un periodo de seis meses podíamos hablar y entender todo porque en mi familia todo se habla en español, pero en mi escuela (Tasis School) todo era en inglés”, dijo. Oxana aseguró que desde que pisó tierra boricua sintió un calor y un amor como jamás había sentido.

“El apoyo que nosotros tuvimos en la familia y en la escuela fue increíble y totalmente opuesto a lo que era en Rusia porque allá íbamos a la escuela y los rusos que tienen sus familias nos veían como ‘outsiders’, como que nos miraban con ojos malos, pero cuando llegamos acá fue totalmente diferente. La aceptación que tuvimos fue increíble, sentimos ese amor y ese calor de Puerto Rico”, manifestó.

Pero la historia no queda ahí. Estando en el orfanato, Oxana y su hermano tuvieron otra hermana, la cual también fue entregada para adopción. Cuando ésta tenía cuatro años fue adoptada y los hermanos no supieron absolutamente nada de ella. Hasta que un día, la madre adoptiva de Oxana se enteró por una conversación casual con una trabajadora social sobre su paradero.

“Cuando la adoptaron no sabíamos ni dónde estaba ni con quién estaba, habíamos perdido el contacto completo con ella. Entonces, llegan los 13 años, nos adoptan y años después de estar en Puerto Rico mi mamá hace una llamada a una trabajadora social y están hablando y la trabajadora social le dice que trabajó un caso con una niña rusa que se llama Nadya y nuestra hermana menor se llama Nadya. Mi mamá le dice qué curioso porque mis hijos tienen una hermana pequeña que se llama así. Y ella le dice qué curiosa porque esta niña tiene dos hermanos gemelos. Y ahí mi mamá cae en cuenta. Así que nosotros encontramos a nuestra hermana estando en Puerto Rico”, relató sobre esta fascinante historia.

Tiempo después los tres hermanos se encontraron en Nueva York. Oxana dijo que tanto su familia adoptiva como su familia biológica –incluyendo su madre rusa- se conocen y que han tenido la oportunidad de compartir.

A pesar de tener sangre rusa, Oxana Rivera aseguró que es boricua de corazón. “Cuando llegué a Puerto Rico llegué a mi casa y aquí estamos. Por eso, me considero que soy puertorriqueña porque a pesar de que nací en Rusia, crecí en una familia boricua con padres puertorriqueños, así que todos los valores que yo he aprendido, son de aquí”, expresó la joven quien habla español, inglés y ruso.

Señaló que lo que la motivó a participar de esta edición de Miss Universe Puerto Rico fue precisamente el llevar el mensaje de que “no importa de dónde vienes, lo más importante es a dónde vas”. “Jamás pensé que iba a ser exitosa por todas las situaciones de vida que se me presentaron, pero quiero dejar saber que sí es posible”, abundó.

Oxana Rivera es una de las 27 concursantes que busca la corona de Miss Universe Puerto Rico 2021. El certamen -que se transmitirá por Wapa TV- se celebrará el 30 de septiembre en el Centro de Bellas Artes de Santurce, día que Estefanía Soto Torres, actual reina, coronará a la nueva soberana. Esta nos representará en el certamen internacional a celebrarse en diciembre en Israel.

💬Ver comentarios