El veterano actor lucha para vivir mientras su corazón solo funciona al 15%. Su hijo explica en este vídeo.

El veterano actor puertorriqueño Junior Álvarez vive momentos delicados de salud, debido a una afección en su sistema cardiaco, lo que provocó que su corazón esté funcionando a un 15% de su capacidad. Esto no solo provocó que el artista estuviera ingresado en el hospital por varias semanas, sino que llevó a que Álvarez renunciara a todos sus compromisos profesionales.

Ante esta situación, sus hijos Alejandro y Gabriela decidieron abrir una cuenta online en Donor Box para solicitar ayuda económica para que Álvarez pueda cumplir con todas sus responsablidades económicas. “Nos dirigimos a ustedes, como último recurso, apelando a su generosidad para que nuestro padre pueda tener la ayuda económica que necesita para continuar el tratamiento que lo ayude a sobrevivir mientras cubre sus gastos básicos y crea nuevas maneras de sostenerse en esta nueva oportunidad de vida”, escribieron los jóvenes en dicha página. “Con suerte y continuando las recomendaciones del doctor, podrá regresar a las tablas del teatro y a la pantalla televisiva para estar de vuelta con ustedes”.

Según indicó la familia Álvarez, tras meses de sentir un deterioro físico (fatiga, apnea de sueño, dificultad de respirar), el actor decidió tomar medidas y empezar una serie de exámenes para determinar qué le estaba causando el malestar. El 24 de marzo, a través de un electrocardiograma le encontraron una obstrucción en el lado izquierdo del corazón. La siguiente semana, el doctor Francisco Rosado, le confirmó la obstrucción en el lado izquierdo del corazón y además diagnosticó un edema pulmonar. Dada la severidad del diagnóstico, el internista lo refirió con urgencia a un cardiólogo.

“El martes 5 de abril, el cardiólogo, el doctor José Cardona, le realizó un ecocardiograma en donde agregó al diagnostico una deficiencia cardiaca congestiva. Fue aquí, donde el doctor determinó que su corazón estaba trabajando a un 15%”, explicaron los hijos del actor de telenovelas y teatro de 62 años. “El Dr. Cardona nos explicó que esa condición podría causar una muerte súbita (un ataque de taquicardia podría quitarle la vida en cualquier momento), por lo tanto recomendó con urgencia un chaleco desfibrilador y Entresto, un medicamento oral para intentar mejorar su eficiencia cardiaca. Afortunadamente y gracias a la diligencia del Dr. Cardona, el chaleco desfibrilador, marca ZOLL Life Vest fue aprobado e instalado, solo una semana después”.

Según narraron, el jueves 14 de abril, a las 12:20 p.m., solo dos días después de la instalación del chaleco, el actor estaba sentado en el sofá de su casa cuando sufrió un episodio de arritmia ventricular. Al perder la conciencia, el chaleco se activó y revivió el corazón de Álvarez por primera vez. Rápidamente, su esposa Magdaly Cruz, quien se encontraba en la casa por ser Jueves Santo, lo ayudó a movilizarse hasta un auto para moverse hasta un hospital. Según trascendió, a las 12:30 p.m., y de camino a la sala de emergencias del Hospital Cardiovascular, ocurrió un segundo episodio donde el corazón del actor volvió a detenerse, por lo que recibió una segunda descarga de parte del chaleco. Luego de intensas horas de espera y el apoyo del personal medico del hospital, lograron estabilizarlo, unas horas después y lo internaron en intensivo donde permaneció hasta el martes, 19 de abril.

Durante los próximos días, Álvarez pasó por el quirófano en varias ocasiones. Por ejemplo, el 20 de abril el cardiologo Rafael Calderón le realizó un cateterismo, mientras que el 21 de abril, el cardiologo Banchs Viñas le realizó una operación donde le instalaron un marcapaso/desfibrilador. Por otro lado, el viernes, 22 de abril, le realizaron al artista una ecocardiografía transesofágica con cardioversion eléctrica. Luego de dos días de descanso y observación, fue dado de alta el pasado el domingo, 24 de abril.

“Ahora vienen nuevos desafíos, conseguir y costear los medicamentos, la recuperación física de Junior y toda la logística y gastos para lograr nuestra meta, que su corazón recupere su funcionamiento del 15% al menos a un 50% y así no tener que considerar un transplante de corazón”, explicaron los hijos del actor en la misiva ‘online’. “Los doctores recomiendan, mientras su corazón está en recuperación, reposo absoluto. Esto le impedirá trabajar, ya que el trabajo de nuestro padre incluye mucho esfuerzo físico y emocional”.

Entre los proyectos que el acto tenía en agenda y a las que tuvo que renunciar se encontraban obras como “Cabaret”, “Malas mañas”, “La Gaviota” y “Cómetelo despacito”, algunas de estas con funciones ya vendidas.

Varios colegas de Álvarez quisieron unirse al llamado de ayuda y compartieron la información en sus redes sociales, por como fue el caso de Jorge Castro, quien publicó un post con información de la situación de Álvarez, junto con una foto del actor y sus hijos. “¡Hola mi gente! Hoy llego a ustedes porque mi Compadre y mi gran amigo, Junior Álvarez está pasando un proceso muy delicado de salud”, escribió el esposo de la actriz Alfonsina Molinari. “Toda ayuda es bienvenida, así que si piensan que pueden colaborar a su recuperación de alguna manera, no duden en contactarnos”.

Según la Fundación Nacional para la Cultura Popular, Jesús Emanuel Álvarez, nació en San Juan el 20 de diciembre de 1959 y comenzó a despuntar en el arte en 1978 incursionando como actor con la compañía Nuestro Teatro que dirigía el dramaturgo Carlos Ferrari. En ella hizo sus primeros trabajos en obras de sátira social como fueron “Puerto Rico fua” (1978), “Mofongo con kétchup” (1979) y “Amor en el caserío” y “La puerca de Juan Bobo”, ambas en 1980.

Poco tardaría el joven actor en llegar a la pantalla chica; oportunidad que le llegó bajo la dirección de Martín Clutet en las telenovelas que entonces se realizaban en el Canal 2 de Telemundo. Fue así que Álvarez debutó en 1980 el elenco de la telenovela “Ariana”, un melodrama protagonizado por Gladys Rodríguez y Arnaldo André.

En 1983 dio un salto a Wapa Televisión para laborar en melodramas como “Poquita cosa” (1983), la exitosa “Diana Carolina” (1984) y “Tiempo de vivir” (1985). A finales de la década de 1980, el actor formó paerte del elenco de producciones como “La isla” (1987), “Ave de paso” (1987), “Yara prohibida” (1988) y “La otra” (1988).

Al entrara el siglo XXI su labor lo llevó a destacarse en teatro lo mismo en comedias que en dramas como bien se evidenció en producciones como “S.S. Titanic” (2010), “Amor, valor y comprensión y una gozadita” y “En pelotas” (ambas en 2001); “Isabel, la santa del burdel”, de José Luis Ramos Escobar (2003); “Historias desesperadas de camerino” (2003); y “El crimen del Padre Amaro” (2005) y la comedia “Dito, tan bueno que era” (2005). Pero fue su caracterización del personaje “Edna Turnblad” en la versión boricua del musical “Hairspray” en 2008 el que le acreditó una de sus actuaciones más memorables en los escenarios.

En la pantalla gigante Álvarez ha actuado en el cine en el largometraje “El beso que me diste”, así como en 2010 realizó su primer guión para una película en “Aventura verde” del cineasta Abdiel Colberg. En la radio se unió a Linnette Torres para conducir el programa “11Q en la mañana” en la frecuencia 1140 AM de la radio nacional.

Cabe señalar que, simultáneamente, el actor se desempeñó como director de comedias del programa televisivo “Mediodía Puerto Rico” que transmitía el Canal 4 de Wapa Televisión. En dicho espacio, además de dirigir comedias también actuó en ellas, creando el personaje “Aníbal” que, sin inhibiciones de índole sexual, estuvo en las ondas hasta 2009. Ese año el personaje se despidió del público en un “stand up” que se realizó en el Centro de Bellas Ates de Caguas y el Teatro La Perla de Ponce.

💬Ver comentarios