Meisshialette Ortiz Quiñones resaltó que siempre ha sido amante de los retos, por lo que no tiene dudas de que cumplirá a cabalidad las responsabilidades que le han llegado. (Suministrada)

“No era antes ni después. Es hoy”.

Con estas palaras Meisshialette Ortiz Quiñones afirmó que se encontraba lista para dar lo mejor de sí como Miss Puerto Rico Petite 2020.

Arraigada a su fe en Dios, la recién ingresada en el programa de maestría en Antropología Forense en Boston State University manifestó que no siente desventaja por la forma en que fue elegida para ostentar el título, todo lo contrario. La joven de 21 años lo visualiza como un plan divino que ya estaba escrito.

“El año pasado quedé primera finalista y me sentí satisfecha. Aún así, el deseo de cargar la corona quedó en mí. Algo me decía que muchas oportunidades me aguardaban así que decidí esperar y mira, hoy estoy disfrutando de esas bendiciones. Este era mi tiempo de reinar”, dijo la ponceña.

La egresada de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras confesó que cuando la organización se comunicó con ella no lo podía creer. Todo le parecía un sueño. Inmediatamente recordó las promesas que le había hecho a su abuena fallecida y no dudó en aceptar.

Hace un año, cerca de la edición pasada, mi abuela falleció. Yo le había prometido que cumpliría mis dos sueños: culminar mi doctorado en Antropología Forense y ser la nueva Miss Puerto Rico Petite. Quizás no los pudo ver concretizados en vida, pero estoy segura de que se siente orgullosa desde el cielo de cómo hoy toco la realidad de lo soñado”, continuó con mucha energía y simpatía.

La soberana resaltó que siempre ha sido amante de los retos, por lo que no tiene dudas de que cumplirá a cabalidad las responsabilidades que le han llegado.

Debido a las restricciones implementadas para evitar la propagación del virus y para velar por la salud de su concursante, la organización decidió no participar del certamen internacional este año. Esto, según explicó, tampoco representa un tropiezo para Ortiz, pues le permite enfocarse en otros asuntos de gran valor.

“El certamen internacional se lleva a cabo en un crucero y decidimos no participar por seguridad. Todo es diferente y estamos viviendo este reinado día a día. Ahora mismo la organización tampoco tiene contemplado realizar actividades presenciales, pero estamos manejando un sinnúmero de proyectos virtuales que estoy segura serán de mucha utilidad y aprovechamiento para las candidatas”.