Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Francis Pérez -miembro fundador de la banda Superaquello, que finalizó en el 2011- desarrolló hace cinco años su propuesta sonora como solista, La Tortuga China. (GFR Media)

La sesión inicia un miércoles, a las 10:30 a.m., en un parque en Hato Rey. Allí, sentado en una de esas mesas de picnic, aguarda tranquilo y en silencio.

Esta vez las preguntas no las hace él. El psicólogo se toma un receso de su labor diaria para finalmente tomar la palabra, para construirse desde uno de sus tantos yo, el de músico. 

Francis Pérez -miembro fundador de la banda Superaquello, que finalizó en el 2011- desarrolló hace cinco años su propuesta sonora como solista, La Tortuga China, con la que ha profundizado en lo que él llama, la voz de la periferia de la salud mental. 

“Con Superaquello yo traía un elemento más introspectivo, más psicológico -soy psicólogo clínico orientado en una escucha más psicoanalítica-, y quería tratar de dar una voz a esa periferia de lo que la gente piensa que son las condiciones de salud mental. De alguna manera hablarlo, darle un lenguaje. Ya con La Tortuga China me meto del todo a esa exploración. Lo que hago, obviamente, es ficcional, pero trae mucha imagen inconsciente”, explica sobre su propuesta sonora.  

Bajo ese concepto lanzó en el 2013 la producción musical “Bio-lento”, la cual se presentó en la plataforma Bandcamp y fue editada de forma limitada en formato físico de cedé, bajo el sello independiente Discos Diáspora. Fue un álbum en el que abordó el concepto de la vida lenta, y con el que se amarró al nombre de La Tortuga China (juego entre tortuga y tortura china). 

Cuatro años después de ese proyecto, Francis Pérez regresa con el EP, “Fantasma”, el cual plantea una representación musical de un proceso de análisis. Este disco fue producido por el músico Eduardo Cabra, mejor conocido como “Visitante”.

“Le presenté el proyecto a Eduardo para grabarlo en su estudio y me dijo, ‘dale, vamos’. Eduardo es un hombre fascinante porque le dice que sí a un montón de cosas sin tener el tiempo. Tiene la cabeza para pensar, para hacer un producto que se escuche gigantesco. Es interesante porque tuvimos conversaciones larguísimas de cómo él hace eso con otra gente, y este tipo te saca el personaje. Ese es su trabajo”, comparte sobre el proceso de trabajar con una de las mentes creativas de Calle 13. 

Francis destaca que Cabra no solo es un gran ingeniero, sino también un gran músico que le ayudó a robustecer su propuesta musical. 

“Trae una mirada desde el mundo que él conoce, el mundo comercial, el mundo grande, y esa es una mirada que yo no  tengo. Le dio unas pinceladas al disco y lo hizo con un amor y sin esperar nada a cambio”, agrega sobre el EP, en el que también colaboraron Harold Wendell, José David Pérez, Matilsha Marxuach, Mya Pagán, María Victoria García y Pablo Santiago.

“Fantasma”, según el artista, conjuga su quehacer como psicoanalista y músico. La propuesta presenta a varios personajes, siendo el primero un paciente que a su vez es músico y viene de una familia de espiritistas. 

Este acude a donde un psicoanalista, cuyas intervenciones se dan por medio de algunas frases cortas o por una canción. También hay una radio que sirve casi como otro personaje y que recuerda que hay algo que descifrar en toda esta propuesta. 

Es un trabajo poético, performático y casi cinematográfico, en el que cada tema se entrelaza con el otro como si se tratara del guión de una película. 

“Mi trabajo es bastante cinematográfico en el sentido de que estoy tratando de llevarte esta cuestión auditiva para que tú la tengas que procesar y convertirla en una imagen mental”, afirma.

Otra característica de este trabajo es que funciona como un álbum completo. Las canciones forman parte de un todo. Pueden funcionar de forma individual, pero si se escucha de esa manera se pierde una experiencia.  

“El álbum es como un rompecabezas porque si lo oyes completo lo vas a empezar a descifrar. Es como se hace en un psiconanálisis donde de entrada la gente te va a decir de forma bien condensada, bien poética, la clave de su problema. Lo que pasa es que es casi una condensación que vas a tener que empezar a descifrar y analizar, vas a tener que vivir en sus partes”, dice Francis, y admite que lo que ha hecho va en contra de la corriente, pues en la actualidad “la gente quiere un producto rápido, desechable”.

“Fantasma”,  también plantea una historia que no es ajena a lo que se vive en el país. Pues el paciente que presenta la propuesta está aislado en una isla del Caribe a la espera de que otro de alguna forma lo rescate. 

“Si bien hay  un enfoque psicológico en todo este proceso lo que yo quiero es traer una cara subjetiva de alguien que vive una realidad política social, objetiva, por decirlo de algún modo”, comenta. 

Al cuestionarle si ve La Tortuga China como una continuidad de su práctica como psicólogo, el músico asegura que sí. “Lo veo en una continuidad no solo de lo que escucho de otros, sino de mí mismo.  Pienso que estoy presentando lo más íntimo que te puede presentar alguien porque es el lenguaje inconsciente, eso es bien íntimo”, concluye. 

“Fantasma” ya está disponible en las plataformas digitales, así como en Spotify y en la página. Próximamente saldrá el vídeo  de este proyecto, el cual estuvo a cargo de 9A5 Cine Crew. La dirección del visual fue de Eduardo Alegría y William Rosario, y participaron  la bailarina y performera Marili Pizarro y el músico Raúl Porro Cabrera. 


💬Ver 0 comentarios