El actor José Coronado es uno de los protagonistas de la exitosa serie. (AP)

En la primera temporada de “Vivir sin permiso”, una serie española creada por Aitor Gabilondo (“El Príncipe”), Nemesio ‘Nemo’ Bandeira (José Coronado) descubrió que padecía Alzheimer y se vio obligado a buscar un heredero digno de estar al frente de todos sus negocios.

Como consecuencia, los miembros de su familia se vieron envueltos en una lucha encarnizada que terminó por revelar muchos secretos familiares sobre el origen de su fortuna y su relación con el narcotráfico.

Mario Mendoza (Álex González), ahijado de ‘Nemo’, fue uno de los personajes que intentó convertirse en el único heredero, pero por no llevar la sangre de los Bandeira fue descartado, al punto que al cierre de la primera entrega, sin saberse si actuaba conscientemente, ‘Nemo’ lo empujó por un acantilado y se presumió muerto... hasta el debut de la segunda temporada.

El estreno en España de la segunda y última entrega de “Vivir sin permiso”-13 de enero- reveló que Mendoza no solo había sobrevivido, sino que había vuelto para vengarse de su padrino. “Ahora sé que el destino tenía una sola razón para dejarme vivir: acabar con ‘Nemo Bandeira’”, exclamó Mario.

Desde entonces, la serie emite un capítulo a la semana en España por la señal de Telecinco, aunque en el resto del mundo ya puede verse la temporada completa en Netflix, desde el viernes 31 de enero. El final de esta historia ya se conoce. También que no habrá ninguna temporada más.

En 2018, la primera temporada arrasó en audiencia y se convirtió en la serie española más vista de ese año. En 2020, los números no son los mismos, los tiempos han cambiado, pero igual están por encima de la media.

Fin a la historia de Nemo

Sobre una tercera temporada de “Vivir sin permiso”, Gabilondo aclaró que su intención es que la serie española termine definitivamente en su segunda entrega. “Salvo un milagro, la serie acabará en la segunda tanda”, afirmó el showrunner.

View this post on Instagram

Mario lo tiene claro ? #VivirSinPermiso

A post shared by Vivir sin permiso (@vspserie) on

La entrega original reunió casi 3 millones de espectadores, una hazaña que ninguna otra ficción ha repetido en 2019 en una cadena generalista. Y según datos de Kantar publicados por Barlovento, la ficción volvió ante un 16.4% y 2,281.000 espectadores, liderando así el prime time. Aunque está por debajo de la media conseguida en los primeros episodios logra superar la media de la mayoría de las series españolas emitidas en 2019.

Sin embargo, la decisión está tomada y la segunda temporada será la última de “Vivir sin permiso”. Sobre la posibilidad de un spin off, el director general de Contenidos de Mediaset, Manuel Villanueva dijo a El Español:

La verdad es que no. Esto es una historia cerrada y muy cerrada. Es la historia de una saga que tiene un final muy rotundo. Y desde el principio se pensó para que terminara ahí. Examinando algunos personajes se podría verlo. No se puede decir que de esta agua no beberé. Pero no entra en nuestros planes”.


💬Ver 0 comentarios