Romeo cantó 36 canciones durante su show. (semisquare-x3)
Romeo cantó 36 canciones durante su show. (Gabriella Báez)

El exponente internacional Romeo Santos validó esta noche en el Coliseo de Puerto Rico, José Miguel Agrelot el por qué la bachata se ha difundido vertiginosamente en todas partes del mundo. Es uno de los géneros más bailables con gran arraigo y el proclamado “Rey de la bachata” ha sido pieza fundamental en la internacionalización y evolución del ritmo autóctono de República Dominicana. 

Ante un recinto con algunas butacas vacías los seguidores bailaron y cantaron los temas popularizados en solitario y cuando éste pertenecía al grupo Aventura.

El bachatero ofreció un espectáculo extenso en el que pudo combinar las letras de amor, desamor, nostalgia, infidelidad y sensualidad con su bachata urbana cargada de su acostumbrada fogosidad en escena. El repertorio incluyó 36 canciones que dividió en seis medley y no todas las interpretó en su totalidad para así agilizar la velada musical.

Los “romeistas” boricuas observaron por primera vez a las 9:47 p.m. a su ídolo al ritmo de los temas “Doble filo”, “Perjurio" y "Odio", este último éxito, cantado a viva voz por todos los asistentes. La audiencia permaneció de pie y cada vez que el artista movía su pelvis, como suele hacerlo, las mujeres gritaban eufóricas. Así transcurrió durante toda la velada en la que provocó el delirio de miles de fans.

"Buenas noches Puerto Rico. Para mí es un inmenso placer estar con ustedes y cerrar mi gira en la Isla del Encanto", saludó el artista que mañana, sábado, concluye su "Golden Tour" con una segunda función en el coliseo. 

En varias ocasiones el artista recurrió al famoso grito, "¿dónde están las mujeres sexys y solteras?" para avivar la audiencia femenina. Igual preguntó, "¿dónde están las mujeres vírgenes?".

La sorpresa de la noche fue el reguetonero Ozuna a cargo del cierre del concierto. El "Negrito de los ojos claros" tuvo su primera aparición ante el público puertorriqueño, tras el escándalo que enfrenta por la publicación de un vídeo pornográfico y ser víctima de extorsión por parte del asesinado trapero Kevin Fret. 

Ozuna, quien fue respaldado públicamente por Romeo en medio de la controversia, interpretó con el bachatero los temas "Ibiza", El farsante" y "Sobredosis". 

El público recibió al exponente urbano con una ovación. El reguetonero respondió con "los amo Puerto Rico". 

Y si con Ozuna retumbó el coliseo, la participación previa del "Big Boss", como invitado fue delirante para la audiencia.

Daddy Yankee como de costumbre volvió a ponerla en la china durante la primera parte del concierto. Su explosión en el escenario lo consagran como el gran líder del reguetón. 

En tarima, el bachatero, el reguetonero y un admirador del público, identificado como "Juanqui" cantaron "Bella y sensual". Durante el tema, Romeo vaciló con la audiencia al invitar a varios chicos que no sabían la letra de la canción al escenario. A cada joven le tocaba interpretar las partes de Nicky Jam y Daddy Yankee del tema. A uno de ellos al no poder cantar le expresó en broma que le gusta que suban "borrachos porque hacen una pende... acá arriba", provocando carcajadas entre los asistentes.

En cambio, la voz de "Dura" aprovechó la ocasión para cantar su nuevo éxito "Con calma" ante una audiencia que bailó la versión moderna de "Informer" de Snow. 

El impresionante montaje de luces diseñado por Bruce Rodgers el genio detrás de los shows de Madonna, Jennifer López y Lady Gaga, entre otros, certifica el nombre de la gira “Golden Tour”. Y es que Romeo puede presumir de presentar una producción gigantesca, moderna y visualmente tan atractiva que por momento hacía que el bachatero se perdiera en la escena ante las proyecciones audiovisuales y la iluminación. 

Unas 500 luces, una pantalla gigante y la plataforma iluminada, dividida en dos partes fueron los elementos audiovisuales que complementaron al cantante de voz aguda (contratenor). Un total de 13 músicos lo acompañaron en tarima para reproducir la base rítmica del género que integra guitarras, percusión, tambores y güira. 

Cabe destacar que el bachatero se mostró muy comunicativo con sus admiradores y estuvo bromeando toda la noche en una interacción constante con la audiencia. Esto hizo el concierto muy activo, ameno y dinámico.

Sus dotes musicales los mostró en el tema "Yo quisiera amarlo" al tocar la guitarra. Le siguió dos de los éxitos más esperados de la noche "Propuesta indecente" y "Ella quiere beber", canciones de gran arraigo entre los boricuas a juzgar por la reacción eufórica de los asistentes. 

El compositor que se describió como "mitad dominicano y mitad puertorriqueño" reemplazó el momento que suele hacer en tarima al invitar a una fanática la escenario a que baile y lo bese, por el compromiso matrimonial de la pareja de puertorriqueños, Luz Collazo y Reynaldo. Los novios llevan 13 años de relación. 

Luego el vocalista prosiguió el repertorio desde la tarima al final de la sección de arena. Allí, complació peticiones del público a capella.

Continuó el espectáculo deleitando con los temas "Noche de sexo,", "Obsesión", "Hermanita", "Todavía me amas" y "La boda", entre otros éxitos. 

Romeo regresa mañana,sábado, al recinto de Hato Rey que esta noche lo abrazó por casi tres horas de bachata. 


💬Ver 0 comentarios