Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

En el mundo hispano Juanes y Alejandro Sanz fueron los primeros en acudir a las redes sociales a ofrecer al público un escape. (Archivo / EFE)
En el mundo hispano Juanes y Alejandro Sanz fueron los primeros en acudir a las redes sociales a ofrecer al público un escape. (Archivo / EFE)

Miami - La industria de la música, una de las más afectadas en el mundo del espectáculo por las restricciones impuestas para contener el contagio del coronavirus, es también una de las más altruistas con la creación de fondos para apoyar al gremio, conciertos en las redes y grandes donaciones para combatir la pandemia.

“Nunca me había sentido tan orgulloso de pertenecer a la gran familia de la música a nivel global”, dijo a Efe el empresario estadounidense Stephen Brooks, quien tras más de una década en la industria creó Latido Music, canal en línea inspirado en el MTV de sus inicios.

“Desde los artistas hasta las empresas han sido golpeadas duramente por los efectos de la pandemia de la COVID-19”, pero aun así “han demostrado una generosidad que le hace honor a nuestro arte”, indicó.

Si bien el sector del entretenimiento está casi a la par del turismo en cuanto a pérdidas inmediatas a consecuencia del coronavirus, la música no ha recibido los beneficios iniciales que están disfrutando las producciones audiovisuales o los juegos de vídeo.

Cifras dadas por empresas de medición como Nielsen y Billboard revelan que mientras la audiencia de la televisión y de las plataformas de “streaming” como Netflix, Amazon y Hulu se ha casi triplicado y la participación en los videojuegos en internet ha subido 75%, los niveles de música en línea se han mantenido estables.

“Hasta han bajado. Hay indicadores que hablan de una leve caída en las plataformas de música y en YouTube”, indicó Brooks.

Aun así, los músicos fueron los primeros en acudir a las redes sociales a ofrecer al público un escape ante las crecientes medidas en favor del llamado distanciamiento social.

En el mundo hispano comenzaron Juanes y Alejandro Sanz, seguidos por una larga fila de artistas, hasta que empresas como disqueras de diferentes tamaños y hasta televisoras se sumaron a la iniciativa.

Hasta ahora, la mayor transmisión en este sentido se produjo en España el fin de semana pasado, con el concierto dado por artistas desde sus casas, bajo el paraguas de La Liga, que agrupa a los principales equipos del fútbol español.

En inglés arrancaron los británicos Chris Martin y James Blunt en la segunda semana de marzo, al sumarse a decenas de orquestas europeas que habían decidido dar los conciertos suspendidos desde sus salas, aunque estuvieran vacías, y transmitirlas en internet.

El domingo, la cadena de televisión estadounidense Fox tuvo su mayor nivel de audiencia en los últimos tiempos con el concierto organizado por Elton John y la cadena de radio iHeart, en el que participaron desde Camila Cabello y su novio Shawn Mendes hasta Mariah Carey y Billie Eilish, y que recaudó $8 millones.

Iniciativas parecidas se han realizado en otros países.

Para el cantautor colombiano Camilo, estas iniciativas tienen su origen en la esencia del músico.

“En el fondo es un proceso solitario”, indicó el intérprete de “Favorito” o “Tutu”. “La mayoría de los que hacemos música sabemos lo que es ganarse cada aplauso. Somos además una comunidad que cada vez se apoya más. No me sorprende que hayamos saltado primero en esto”.

En Puerto Rico, se realizaron iniciativas como Festicasa Live Stream Festival en el que unos 25 artistas realizaron presentaciones de 30 minutos cada uno y “Medalla Music #ConciertoenCasa” con artistas como Pedro Capó, Kany García, PJ Sin Suela y Los Rivera Destino, entre otros. Cantantes como Tommy Torres o Wilkins también acudieron a las redes para deleitar a sus fanaticadas.

Una generosidad más allá de la música

Rihanna anunció la semana pasada que ha donado $5 millones a través de su fundación Rihanna's Clara Lionel “para bancos de alimentos de comunidades en riesgo de exclusión y a ancianos de Estados Unidos, también a la compra de pruebas y material para atender a enfermos en Haití y Malawi”.

Esos recursos, a los que se suma otro millón de dólares anunciado este martes, se usarán en la compra de equipo protector para trabajadores sanitarios y la aceleración en la investigación de la vacuna, según explicó la artista en un comunicado.

Lady Gaga también anunció que una parte de las ganancias que se obtengan de su tienda de cosméticos, Haus Labs, será destinada a los bancos de alimentos locales en Los Ángeles y Nueva York, mientras que Justin Timberlake destinó una cantidad no especificada al Banco de Alimentos Mid-South de Memphis, su ciudad natal. El objetivo del donativo es ayudar a las familias con menos recursos a sobrevivir la pandemia.

Otros que se han dispuesto a ayudar son los integrantes de la banda BTS, quienes donaron $164,000 para combatir la pandemia en su natal Corea del Sur.

Las plataformas de “streaming” también han abierto sus cuentas bancarias, participando en fondos destinados a ayudar a los trabajadores de la industria, que en su mayoría trabajan por su cuenta. Específicamente, Spotify donó $10 millones y ha lanzado una iniciativa en la que igualará las donaciones que hagan sus oyentes.