Brad Pitt y Bad Bunny en una escena de "Bullet Train".
Brad Pitt y Bad Bunny en una escena de "Bullet Train". (Suministrada)

Uno de los mejores recursos de la película ”Bullet Train”, largometraje de Sony Pictures que llega a los cines de Puerto Rico este jueves, es que claramente no se toma nada en serio.

Esto es mucho decir considerando que el filme se apoya de una trama que se enreda y desenreda alrededor de momentos explosivos de acción y violencia, acentuados por la chispa de un elenco talentoso que claramente la está pasando bien. El filme constantemente extiende la invitación para que el espectador haga lo mismo. Resulta fascinante como la producción está totalmente consciente y hasta se regodea en su falta de profundidad dramática, con un enfoque inquebrantable en generar entretenimiento y diversión.

Aunque la adaptación de la novela japonesa de Kotaro Isaka divide su trama en secciones que explican como varios personajes con diferentes trasfondos criminales terminan montados en el tren titular, la clave para su tono reside en el personaje de Brad Pitt.

Con “Lady Bug”, un criminal a sueldo que ha sido contratado para interceptar un maletín repleto de dinero, el actor vuelve a jugar con el arquetipo del “rubio bobo”. Pitt se deleita en destruir cualquier aura de “estrella de cine” con un personaje que construye su paz mental alrededor de una introspección simple y genérica. Todo lo que sale de su boca viene de un libro de autoayuda repleto de clichés y refranes simples.

El guion de Zak Olkewicz (”Fear Street 1978′) usa esto para construir el tono del filme. El resto de los personajes del filme, que incluyen a unos secuestradores (Aaron Taylor Johnson, Brian Tyree Henry) la heredera de un imperio del bajo mundo (Joey King), varios asesinos (Michael Shannon, Zazie Beetz), un padre desesperado por salvar su hijo (Andrew Koji) y un traficante en busca de venganza (Bad Bunny), están obsesionados con determinar si la vida es regida por el destino o por casualidades. “Bullet Train” no tiene nada particularmente iluminado o genuino que decir sobre esto. Su enfoque es deleitar a travez del caos en pantalla. La dirección de David Leitch (”Deadpool 2″, “Hobbs and Shaw”, “Atomic Blonde”) toma todo lo que el filme tiene superficialmente en común con “Pulp Fiction” y lo presenta como si fuera un corto animado protagonizado por Bugs Bunny y Daffy Duck.

El eje central de todo esto es la interpretación de Brad Pitt, pero los juegos de temporalidad del guion permite que el resto del elenco se destaque. Esto incluye a quien es acreditado en pantalla como Benito Antonio Martínez Ocasio. El que su rol registre como una caricatura tiene que ver más con el tono de la película y no con el talento que Bad Bunny pueda tener para la actuación. Su sección en el filme explota su presencia escénica y carisma natural, permitiendo que el puertorriqueño se acople bien a sus momentos de acción. Claro está, este no es el tipo de personaje que indica si el fenómeno de la música urbana tiene un futuro extenso en la pantalla grande. Aún así, su triunfo reside en estar exactamente en la misma frecuencia con el resto del elenco.

Lo único negativo que se puede decir de “Bullet Train” está ligado a ciertos recursos de la producción que ahora inevitablemente están asociados con las películas de Marvel que han dominado la taquilla por la última década. Esto significa que en esta película hay varios cameos que no pueden ser discutidos y una escena después de los créditos que en realidad debió haber sido parte de la primera versión del desenlace de la historia.

💬Ver comentarios