Jessica Chastain protagoniza la cinta "The Eyes of Tammy Faye" que estrena este jueves en cines de Puerto Rico.
Jessica Chastain protagoniza la cinta "The Eyes of Tammy Faye" que estrena este jueves en cines de Puerto Rico. (Suministrada)

Idealmente un buen guion debe usar una estructura dramática solida para no dejar ningún recurso suelto o hueco en la trama. El guion de “The Eyes of Tammy Faye”, largometraje de Fox Searchlight que estrena este jueves en los cines de Puerto Rico, deja tantos espacios importantes de la historia de sus protagonistas en blanco que su pulso dramático es casi inexistente.

El filme es una dramatización de la vida del “televangelista” Jim Baker y su esposa Tammy Faye y como su fervor religioso dio paso a una red de mentiras y corrupción que los convirtió en caricaturas recurrentes en la prensa amarilla de los años 80 y 90.

Los productores del filme claramente están convencidos de que la fuerza de las interpretaciones de Andrew Garfield y Jessica Chastain en estos roles es más que suficiente para compensar las deficiencias del guion y la falta de agilidad de la dirección de Michael Showalter.

Chastain en particular está destinada a dominar todas las conversaciones que tengan que ver con el próximo Oscar de Mejor Actriz. Como suele suceder, la mayoría de la atención se la llevará su transformación física, pero la forma en que la actriz comunica los niveles de negación que hay en el mundo interior de la figura titular es formidable.

Andrew Garfield tiene el talento para igualar los esfuerzos de Chastain, pero aquí es abandonado por un guion que opta en darnos los eventos más sobresalientes sobre las vidas de sus protagonistas, que tomarse el tiempo en profundizar el perfil psicológico de ambos personajes. Varias escenas conflictivas entre Jim y Tammy tienen el aire superfluo de una telenovela. Aún así, en par de momentos el filme coquetea con un tono satírico que muestra como los protagonistas de esta historia se mienten a sí mismos con una facilidad espantosa.

Desafortunadamente el uso de este recurso no es consistente y el filme se arrastra hacia un final anticlimático que reafirma que la única razón para ver este filme es la interpretación de Jessica Chastain.

💬Ver comentarios