Resulta bien probable que los niveles de nostalgia en esta película no sean suficiente para los que crecieron viendo a Mistery, Inc. en episodios animados en la televisión. (Suministrada)
Resulta bien probable que los niveles de nostalgia en esta película no sean suficiente para los que crecieron viendo a Mistery, Inc. en episodios animados en la televisión. (Suministrada)

El filme animado Scoob!, está tan enfocado en complacer a todas las posibles demográficas que puedan  verlo en familia que corre el  riesgo de no dejar a ninguna de ellas particularmente satisfecha.

La producción de Warner Brothers, que estrenó hoy en las plataformas  digitales de compra y alquiler de películas, quiere sacarle provecho al encanto particular de personajes que han sido partes de la cultura popular por más de cuatro décadas 

El problema es que esto choca con la preocupación de crear una aventura con Scooby-Doo, Shaggy, Fred, Velma y Daphne que apele a un público que ha crecido con el estreno de una saga de superhéroes en los cines todas las semanas. 

Como consecuencia, resulta bien probable que los niveles de nostalgia en esta película no sean suficiente para los que crecieron viendo a Mistery, Inc. en episodios animados en la televisión.

Mientras que aquellos que están conociendo a Scooby y a su ganga por primera vez, probablemente sientan que están ante otra aventura genérica donde hay que salvar el mundo de las ambiciones desquiciadas de un villano. 

Habiendo dicho esto, resulta importante resaltar que la película no es totalmente carente de magia. La misma está presente en la secuencia inicial que muestra cómo Shaggy, un niño solitario e introvertido, conoce al cachorro hambriento que se va a convertir en su mejor amigo. Lo mismo se puede decir del momento donde Scooby y Shaggy conocen a Fred, Daphne y Velma y accidentalmente resuelven su primer misterio. La chispa cómica de esta secuencias apunta a que una película completa con los personajes en su pre-adolescencia hubiera sido una mejor opción.

Lo que sigue parece indicar que el equipo de guionistas decidió que el público ya había visto suficientes  versiones de ese tipo de aventura con Scooby-Doo. El problema es que la alternativa que escogieron resulta ser lo más genérico de las convenciones de películas de superhéroes.

No queda del todo claro por qué separar a la ganga principal para colocar a Scooby y a Shaggy junto a Blue Falcon, su superhéroe favorito es una mejor alternativa. Sobre todo cuando ese personaje nuevo es utilizado como  una parodia de lo que se supone que sea un verdadero héroe.

Todas estas debilidades no serán evidentes para los más chicos de la familia que estén buscando un poco de entretenimiento. La escala de la producción es bastante grande y de todos los toques modernos utilizados, la animación digital es lo que más  impresiona.  Es evidente que cada encuadre es en un esfuerzo de alimentar la pupila del espectador.

El problema es que esto no puede contrarrestar las vibras genéricas de esta aventura animada del personaje titular.