(semisquare-x3)
El joven de San Sebastián es uno de los cinco talentos que participará de “Entre Nos: Spot On” de HBO Latino. (Suminsitrada/Rojo Pérez)

El comediante puertorriqueño Rojo Pérez lleva una década explorando el género de "stand-up comedy" y aunque en los últimos tres años se dedica a tiempo completo al arte de la risa, reconoce que aún tiene mucho que aprender, descubrir y perfeccionar.

Pérez, natural del barrio Aibonito Guerrero en San Sebastián es uno de los cinco talentos que forma parte del espectáculo de comedia "Entre Nos: Spot On”, stand-up  de HBO Latino, que estrenará  el próximo viernes, 26 de abril a las 9:00 p.m. Para Rogelio, nombre de pila del comediante, la oportunidad de presentarse en este proyecto resulta ser una punta de lanza para darse a conocer en otros mercados y continuar aprendiendo “de este arte que es muy difícil”.

Su integración al proyecto televisivo en la que se une a los comediantes latinos, Vanessa González, Jerry García, Christian Ramírez y Erick Rivera se dio por petición de la producción que lo inivitó a participar.

“Fui finalista en la competencia de StandUp NBC y de ahí se interesaron por mi trabajo. Me llamó Edwin Licona (productor) que había visto un vídeo y que le gustó mi trabajo. Es una gran oportunidad porque empecé en Florida, luego me mudé a New York donde descubrí que esto es un arte que es muy difícil y que en mi caso me falta mucho por aprender”, indica el joven que se convirtió en el primer comediante puertorriqueño en presentarse en el programa “Conan” de TBS

López cuenta los días para su primera cita con el público puertorriqueño. Se presentará el sábado,  11 de mayo en el Club 77 en Río Piedras

“Tengo muchas ganas de llegar a mi isla y presentarme por primera vez. Estoy escribiendo un libreto nuevo y mi meta es que pueda presentar un stand up en español. En Puerto Rico será mi prueba y estoy loco que llegue ese día”, asegura el comediante que no suele recurrir a la improvisación en su show, dado que prefiere respetar la integridad de su libreto.

El joven se mudó cuando tenía 18 años al estado de la Florida para completar sus estudios universitarios en periodismo, profesión que admite no es para él.

De su incursión al género de stand-up recuerda que su primera aparición fue en un club entre Tampa y Orlando. Lo llevó un amigo y la paga era de $50. Su presentación fue pésima y casi lo obliga a desistir de repetir lo que él llama los “cinco minutos más largos de mi vida”.

"Fue horrible. Me fue fatal quería bajar de la tarima en el primer minuto. Fue eterna esa presentación", narra entre risas. 

No obstante, se dio a la tarea de seguir preparándose e insistió en su talento a través de diferentes presentaciones en Florida. En el 2008 se mudó a New York y fue a partir de ese entonces que descubrió que podía vivir de la escena cómica desde su proyecto unipersonal. Todo lo que narra en sus monólogos cómicos giran en torno a sus experiencias de vida. 

“En New York el stand up tiene mucha demanda. En Florida lo hacía como hobby, pero acá se pueden hacer hasta tres o cuatro en una noche. Empecé a trabajar más en esto y a desarrollarme hasta que hace tres años estoy dedicado a esto completamente y por lo menos me da para pagar la renta”, revela a El Nuevo Día.

Del paso de comedia que se presentará en el especial de HBO Latino, sostiene que aborda temas cómo la vida después del huracán María, la vergüenza que siente al fumar cigarrillos electrónicos y parte de lo que fue su crianza en San Sebastián.


💬Ver 0 comentarios