(semisquare-x3)
Esta serie transmitió su último capítulo en enero de 2004. (Instagram /@friends)

Hace 15 años, un 6 de mayo de 2004, los seis amigos más famosos de la televisión decían adiós y dejaban atrás uno de los fenómenos más populares de la pantalla chica y, quizá sin saberlo, una forma de hacer comedia. 

El final de “Friends”, uno de los ciclos más exitosos de la historia, aún resuena en aquellos que pudieron verlo en ese momento pero también entre los que redescubrieron la historia gracias a las repeticiones y las plataformas de streaming.

En el capítulo despedida, titulado "The Last One", fue la última vez en que estuvieron juntos Phoebe (Lisa Kudrow), Chandler (Matthew Perry), Monica (Courteney Cox), Ross (David Schwimmer), Rachel (Jennifer Aniston) y Joey (Matt LeBlanc), cerrando un ciclo de diez temporadas de lo que comenzó como una comedia más, pero que gracias a la química entre los actores y muy buenos libros terminó convirtiéndose en un éxito global.

La decisión de terminar con la serie más exitosa del momento fue difícil, pero pesaron tanto motivos artísticos como económicos. Por un lado, los dos creadores de la serie, David Crane y Marta Kauffman, sabían que era necesario cerrar de una buena manera este suceso para no perder interés ni relevancia. Y por el otro, cada año el sueldo de sus estrellas aumentaba y era más difícil mantener el equilibrio.

"Las negociaciones de los contratos eran tan duras que desde la temporada seis pensamos que el final estaba cerca porque siempre parecía que los números no iban cerrar. Pero cuando se acercó el décimo año, entendimos que no podíamos arriesgarnos más y empezamos a imaginar el final", explicó Crane.

Cuando se anunció que en 2004 llegaba el final, los fanáticos comenzaron a enviar cartas y correos electrónicos quejándose, pero ya no había vuelta atrás. Además, para ese entonces Jennifer Aniston era una estrella en ascenso en Hollywood y tenía muchas ofertas en cine, lo que obligó a ajustarse a su agenda y reducir la cantidad de episodios de la décima temporada de 24 iniciales a sólo 18. La despedida era inevitable.

“’Friends’ comenzó con los protagonistas en la edad en que tus amigos se vuelven tu familia y termina en el momento en que cada uno forma su familia", describió Crane. El final logró cerrar la historia para cada personaje: Mónica y Chandler adoptaron dos bebés; Ross y Rachel finalmente aceptan que están hecho el uno para el otro; Phoebe se casó con Mike... y Joey siguió siendo Joey, inocente y atolondrado.

La última escena en la que los cinco dejan las llaves del departamento en el que vivieron muchas de sus aventuras y se van tomar un café al Central Perk, hoy lleva a las lágrimas a muchos televidentes, aunque trató de ser esperanzadora. "El final es un cierre, pero también muchos comienzos: la audiencia termina comprendiendo que se abren nuevos capítulos en la vida de estos personajes tan queridos", explicó David Schwimmer, quien interpretó a Ross.

De hecho, el final feliz entre Ross y Rachel era lo único que Crane y Kauffman sabían que debía tener el cierre. Todo el resto se fue gestando a lo largo de la temporada por los mismos creadores. "No quisimos leer nada de lo que se hablaba en blogs y foros de fans, ya teníamos muchas discusiones entre guionistas y los ejecutivos del canal como para sumar más voces", se sinceraron.

Para el elenco, los guionistas y el equipo técnico grabar el último episodio fue una experiencia dolorosa, pero feliz. Detrás de escena, no faltaron lágrimas y abrazos conmovidos, mientras que la producción mandó a confeccionar libros similares a los que se usan al terminar los colegios para que todo el equipo firme y se lleve de recuerdo.

El capítulo se terminó de grabar en enero de 2004 y tuvo tres celebraciones importantes. La primera fue para el elenco en la casa de Aniston y su novio de entonces, Brad Pitt, en la que se sirvió un vino embotellado en 1994, el año en que comenzó todo. Días más tarde hubo una fiesta para todo el equipo técnico en Hollywood y finalmente el 24 de enero en el salón principal del Hotel Park Plaza se hizo un festejo con mil invitados y un show musical a cargo de The Rembrandts, responsables de la música.

Se calcula que 52,500,000 personas vieron el episodio final, que esa misma semana fue editado como un DVD para fanáticos. Sin embargo, no superó los finales de series de “M.A.S.H.”, “Cheers” o “Seinfeld” ni es el capítulo más visto de la serie. "The one after the Superbowl" tuvo 52,9000,000 millones de televidentes en 1996.


💬Ver 0 comentarios