La nueva Miss Universe Puerto Rico proclama ser la reina de todos los puertorriqueños y asegura que representará a la isla dignamente.

A solo horas de coronarse como Miss Universe Puerto Rico 2019, Madison Anderson Berríos proclama ser la reina de todos los puertorriqueños y asegura que representará a la isla dignamente. Su meta: traer la sexta corona del certamen universal a Puerto Rico.

La nueva soberana conversó con El Nuevo Día sobre sus planes, su relación con la isla y su afirmación de que es puertorriqueña, en medio de las críticas que enfrentó en el certamen al no dominar con fluidez el español, dado que su primer idioma es el inglés.

"Ser puertorriqueña se lleva en la sangre y más importante en el corazón. Soy puertorriqueña porque mi madre es completamente boricua, mi abuela y todos mis primos, tíos y mi familia lo es. Soy puertorriqueña porque me siento orgullosa de representar mis tradiciones en todo lo que hago. Puerto Rico es mi casa", afirmó la reina convencida de que logrará, no solo perfeccionar el castellano, sino que de no traer una corona universal a la isla quedará en las finalistas del certamen internacional.

Determinación y ganas no le faltan a la soberana que compitió en otros concursos de belleza quedando finalista en Estados Unidos, pero su sueño, aseguró, fue hacerlo en Puerto Rico. Precisamente el miedo de no dominar con fluidez el español fue lo que le impidió no competir antes en el certamen local, que es dirigido por Denise Quiñones.

"Sé que no sé español perfectamente, pero eso no me hace menos puertorriqueña. Voy a mejorar mi idioma. Ahora yo soy bilingüe y me voy a poder comunicar con otras personas de otros países en Miss Universe. Al utilizar mi idioma principal voy a estar superbién en el concurso" , sostuvo la joven de 23 años que aún no despierta del sueño de ser Miss Universe Puerto Rico.

Anderson Berríos es hija de padre estadounidense y de madre puertorriqueña. Nació en Florida, pero ha pasado muchos veranos y navidades en la isla. Tiene familia en Toa Baja e Isabela.

La modelo de 23 años, a pesar de salir victoriosa, tuvo inconvenientes en el certamen local al no poder responder a la pregunta que le formuló el copropietario del Hotel San Juan, Andro Nodarse-León sobre de qué forma el turismo podía ayudar a la economía de Puerto Rico. Ella respondió que el español no era su idioma principal desatando abucheos del público. Eso sí, la reina mantuvo el temple en todo momento y trató de contestar. 

"En ese momento estaba nerviosa, pero me sentía segura por mi personalidad, capacidad y habilidad para comunicarme y expresarme. Así que confíe en mí, una sonrisa y sigue hacia adelante porque eso no me iba a detener", narró sobre la falta de respeto del publicó que la abucheó.

Su triunfo noresultó una sorpresa para los seguidores de los concursos ya que siempre la señalaron como la favorita de la competencia. La joven fue la concursante más aplaudida por el público presente en el Centro de Bellas Artes de Santurce y hoy ella lo agradece, ya que siente el cariño de los boricuas que viven en la isla y de los que comprenden la diáspora.

"Este triunfo es para esta isla y para los de la diáspora. Estoy feliz. Los amo", sostuvo la reina que indicó que no quisiera cirugías porque se siente satisfecha y plena con su físico. 


💬Ver 0 comentarios