Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

El ambiente de fiesta del casino, la sensación de euforia y la adrenalina que provoca el deseo irreprimible de jugar, son solo algunas de las sensaciones que “arrastran” a muchos jugadores patológicos.

💬Ver comentarios