Numerosos estudios han analizado los efectos de la rehabilitación cardiaca en los pacientes adultos mayores. (Shutterstock)
Numerosos estudios han demostrado que la actividad física y la socialización ayuda a mejorar la calidad de vida de los adultos mayores. (Shutterstock)

Los retos que enfrenta la población de adultos mayores en Puerto Rico son múltiples. Desde pobre acceso a servicios de salud básicos, medicamentos y cuidado en el hogar, hasta formas saludables para socializar y paliar un poco el aislamiento.

De hecho, la realidad es que, a partir de los desastres naturales que sufrimos hace cinco años y, luego, con la llegada de la pandemia, muchos servicios que los ancianos disfrutaban previamente se recortaron o eliminaron, advierte la doctora Wanda Colón Ramírez, directora del Programa de Terapia Ocupacional de la Escuela de Profesiones de la Salud, del Recinto de Ciencias Médicas, quien en colaboración con el Departamento de Salud, lidera la iniciativa libre de costo “Vejez activa, saludable y en balance”, dirigida a adultos de 65 años en adelante.

“Ahora todo está regresando a la normalidad, pero la prioridad no ha sido restablecer los servicios comunitarios, ni los de promoción de la salud en adultos mayores. Así que este año hemos desarrollado lo que nosotros llamamos un programa de prevención de enfermedad y promoción de la salud para los adultos mayores, que es gratuito”, mencionó la doctora Colón, quien destaca que entre los servicios se estarán ofreciendo diferentes talleres dirigidos a educar y a facilitar que los adultos mayores desarrollen conocimientos, destrezas y actitudes para mejorar la calidad de vida y también para la prevención de caídas.

Por ejemplo, se enseñarán destrezas de qué hacer en caso de una caída, cómo levantarse y cómo evitar posibles riesgos. “Nuestro interés es lograr que los adultos mayores aprendan cómo cuidar mejor su salud y promover su propio bienestar, además de que puedan implantar y desarrollar esas estrategias y destrezas”, añade la educadora.

Los interesados deben llamar al (787) 765-2929 extensiones 4128 y 4535 para una evaluación de fuerza, balance, estado de ánimo y capacidad cognitiva, entre otros aspectos, que se hará los días 15, 16 y 17 de junio. “Los vamos a evaluar de forma escalonada según se hayan ido registrando”. Luego, el 22 y el 23 de junio y el 23 y el 24 de agosto se hará la intervención “para promover que conozcan la importancia de un balance ocupacional”.

“El balance ocupacional se refiere a que todo ser humano debe tener tiempo en el día para trabajo, juego, descanso y para dar y recibir amor. Todos deberíamos hacer ese balance ocupacional, no importa la edad que tengamos”, recomienda la doctora Colón, quien destaca que los criterios para participar son sencillos. Entre ellos, tener 65 años o más, que llamen y se registren y deben estar vacunados contra el COVID-19 (las dos vacunas y el refuerzo), además de contar con transportación para llegar hasta el Recinto de Ciencias Médicas, el día que se le asigne cuando llame para registrarse.

Durante los días que le toque a cada grupo, explica la doctora Colón, se ofrecerán diferentes conferencias, talleres y actividades que ayuden el desarrollo de destrezas interpersonales. Además de que es una oportunidad para conocer a otras personas con intereses comunes. “Nos queremos conectar con otros adultos mayores interesados en mejorar su salud y bienestar”, exhorta la doctora Colón, tras indicar que la iniciativa contará con la intervención de terapistas físicos, ocupacionales y nutricionistas, entre otros profesionales de la salud. Y durante el día se les proveerá desayunos nutritivos, almuerzos y meriendas. “Los adultos mayores tienen escasas oportunidades de disfrutar de multiservicios dirigidos a su recreación, el mejoramiento de sus destrezas y la interacción continua con otros adultos. Por ello, los participantes de esta iniciativa recibirán un trato esmerado, serán consentidos y disfrutarán de un tiempo memorable”.

💬Ver comentarios