Pareja madura (horizontal-x3)
Aumentar el deseo: maneja el estrés, resuelve los problemas de pareja y de comunicación. (Shutterstock)

Para ninguna mujer es un secreto que la llegada de la menopausia trae consigo una serie de cambios hormonales, que tienen una evidente repercusión en su estilo de vida. Una etapa en la que, gradualmente, hay pérdida de funcionamiento ovárico y disminución en la producción de hormonas, especialmente de estrógeno. Lo que a su vez provoca que muchos tejidos alteren su estructura o función. 

Pero, más allá de los sofocones y la sudoración nocturna, que van disminuyendo con el tiempo, existen otros síntomas que no se atenúan por sí solos y que requieren atención médica.  De hecho, la disminución del estrógeno  tiene varias implicaciones en el organismo. Una de ellas es que   la relación sexual sea dolorosa. A lo que se suma que  bajan los niveles de andrógenos -como la testosterona, la androsterona y la androstenediona-, que está asociado a la diminución en el líbido o deseo sexual.

Se estima que entre un 20% a un 45% de las mujeres en esta etapa de la vida sufren de falta de lubricación y dolor durante el acto sexual.  También se añaden  otra serie de síntomas, como picor, ardor, así como infecciones vaginales y de orina frecuentes. 

Según publica la organización Women Health Society (WHS) la atrofia vaginal secundaria a la deficiencia en estrógeno es la causa más común del dolor durante las relaciones sexuales. Pero se indica que se trata de un problema que puede tratarse efectivamente.  

Precisamente, se indica que hay varias opciones de tratamientos vaginales disponibles. Entre ellas, cremas vaginales, la tableta vaginal de estradiol, el anillo de estradiol, entre otros.

Mientras que la American Cancer Society (ACS) indica que la terapia hormonal ha sido utilizada por décadas en mujeres para aliviar los síntomas de la menopausia, como los acaloramientos  y la sudoración. Esta terapia se conoce como terapia hormonal en la menopausia que, en términos generales, es a base de  estrógeno o estrógeno con progestina. Los estrógenos comúnmente usados para tratar los síntomas de la menopausia incluyen estrógenos equinos conjugados y estradiol, aunque también se dispone de varias otras formas o tipos de estrógenos. 

“También están disponibles muchos tipos de progestinas, aunque el acetato de medroxiprogesterona se utiliza frecuentemente con un estrógeno para tratar los síntomas de la menopausia”, indica la información.

Además, la ACS indica que los andrógenos (hormonas masculinas como la testosterona) también son utilizados a veces para tratar los síntomas de la menopausia. “Sin embargo esto no es muy común, y debido a que solo unos pocos estudios han analizado este tratamiento, aún no queda claro cuán seguro es a largo plazo”, añaden.

Cabe resaltar que, al igual que con otros medicamentos, el tratamiento con hormonas tiene riesgos y beneficios. De ahí la importancia de conversar con el médico y educarse adecuadamente.  Entre los posibles riesgos, se menciona un aumento en la   posibilidad de tener coágulos en la sangre, ataques al corazón, derrames cerebrales, cáncer de mama y enfermedad de la vesícula biliar. Además, en mujeres con útero, el estrógeno aumenta la posibilidad de  cáncer de endometrio, aunque el uso de progestina disminuye el riesgo.

Mejora tu vida sexual

Para mejorar la calidad de tu vida sexual, el American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG) recomienda lo siguiente:

* Aumentar el deseo: maneja el estrés, resuelve los problemas de pareja y de comunicación. Enfócate en la intimidad. Separa tiempo para el acto sexual y concéntrate en disfrutarlo.

* Excitación: aumenta el tiempo del juego preparatorio antes del acto sexual. No fumes ni ingieras alcohol en exceso. Usa lubricantes vaginales si sientes resequedad vaginal.

* Alcanzar el orgasmo: aumenta el estímulo sexual. Puedes intentar juegos y utilizar la fantasía e imaginación.

* Minimizar el dolor: intenta distintas posiciones y lleva a cabo otras actividades sexuales que no envuelvan la penetración. Usa lubricantes si tienes resequedad vaginal y vacía la vejiga antes del acto sexual. Permite suficiente tiempo para la excitación antes de la penetración. Si la resequedad vaginal no se mejora con lubricantes, visita tu médico ya que existen tratamientos  efectivos para resolver ese problema.

* Si no has notado mejoría, visita un profesional de la salud con conocimiento en estos temas como el ginecólogo y un sexólogo. Sé abierta y honesta. Involucra a tu pareja. No hay porque sentirse avergonzada. Todo tiene solución si se atiende a tiempo.


💬Ver 0 comentarios