Sandro les asegura a los seguidores de Facebook “live” que cuando pase el periodo de la cuarentena hará un mega encuentro en Piñones. (Ingrid Torres)

¿Alguna vez has querido tomar algún curso básico de vinos, pero las tareas y obligaciones no te lo han permitido? ¿La cuarentena abrió espacio en tu agenda para darle cabida a una oportunidad como esta?

Todas estas preguntas se las hizo el master sumiller Sandro Giulimondi cuando se vio con más tiempo del que normalmente cuenta. “Siempre he sido muy proeducación y cuando vi la situación que se presentaba me pareció un buen momento para ofrecer un curso básico de vinos. Hay muchas personas que nunca han podido sacar el tiempo para apuntarse en clases ya sea por el horario, por el trabajo, por los niños… la vida se les complica y no han tenido la oportunidad”.

Recorriendo las redes se percató de que casi todo lo que se impartía eran degustaciones para personas con conocimientos. En busca de impactar una mayor audiencia, y que su contribución fuera mayor, optó por el formato y nivel que actualmente transmite utilizando Facebook “live” los martes y viernes desde las 7:00 p.m.

“Ha sido un experimento interesante y un desafío, pero ha salido bien. A mí me preocupaba que no pudiera mantener el interés y que la gente no se mantuviera en la clase. Hay temas un poco más aburridos y la gente puede perder interés, pero la acogido ha sido muy buena. En este momento tenemos alrededor de 350 a 400 personas que se conectan. Me ocupo de contestar todos los comentarios que llegan. Algunos los puedo hacer en el momento, pero otros los respondo cuando termina la clase”.

Las tres sesiones que ha colgado abarcan temas como el ciclo biológico de la vid, el proceso de vinificación y el proceso para que un vino se convierta en un espumoso. “La próxima será un poco más complicada porque es sobre el maridaje. Va a ser interesante ver como funciona este experimento virtual”.

Para que la gente se pueda preparar para las clases, el master sumiller deja saber de antemano lo que se degustará para que puedan adquirirlos.

“No me interesa que la gente compre vinos caros. Normalmente escojo dos etiquetas económicas. Para la pasada, que fue de champanes y espumosos, sugerí que compraran medias botellas. La idea de esto es probar y disfrutar de forma responsable. Pienso que la gente tiene angustia y miedo y estar este rato compartiendo ayuda a desconectarse y entretenerse”.

Otro de los intereses de Sandro es quitarle ese aire intimidante y snob que puede traer la enología.

“Lo que vi que ofrecían eran degustaciones para conocedores. Me interesaba algo menos elitista. Lo que quiero es que la gente se aventure y le pierda el miedo, que sepa que el arte del vino no es para unos pocos, sino que es para que todos lo podamos disfrutar”.

Puedes acceder las clases virtuales dictadas Sandro Giulimondi a través de su cuenta de Facebook o a través de la de la Bodega de Méndez.

Se transmiten en vivo los martes y viernes a las 7:00 p.m, pero si te la perdiste tienes oportunidad de verla ya que se mantienen en el historial de las cuentas de Facebook.

Paralelo a este esfuerzo en las redes Sandro Giulimondi mantiene su programa de radio

“Basa por Mero” que transmite los sábados, a la 1:30 p.m., por WKAQ. “Estoy aprovechando este espacio en el que normalmente se invita a un chef y se sensibiliza al consumidor sobre lo que comemos para darle visibilidad a algunos restaurantes que se están manteniendo en estos momentos del coronavirus gracias a ‘take out’ o el ‘delivery’. Para que tengas una idea, la parte de la distribución que yo atiendo es de más o menos 600 negocios, ahora solamente 150 están funcionando”.


💬Ver 0 comentarios