Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Es un tendencia en expansión en bares, confiterías y restaurantes, servidas en atractivos vasos altos

Las recomendaciones para consumir frutas son parte de un objetivo nutricional en todas las edades. Sin embargo, la adolescencia es una etapa de resistencia, porque entre las dietas sin control y los excesos en el consumo de grasas y otros alimentos, los buenos hábitos adquiridos -si los hubo- se van dejando y los nuevos dan paso al ‘fast food’ de las grandes ciudades. “Es importante que los jóvenes incluyan la ingesta de frutas, hábito que seguramente sostendrán en la adultez, sin asociar que es un camino preventivo sobre la futura salud”, señala la Lic. en Nutrición Sonia Ramírez, autora de una interesante investigación sobre este tema para la Universidad Maimónides. Por su parte, la nutricionista Marcela Leal, directora de la carrera de Nutrición de la misma universidad, señala que, además de ser una tendencia, es una recomendación de la Organización Mundial de la Salud. “Es bueno saber que, en general, las frutas aportan escasa cantidad de calorías, ya que su contenido en grasa es inapreciable. La diferencia entre consumir un jugo de fruta y una fruta entera o en licuado es que en esta última se ingiere más cantidad de fibra. En el sobrepeso u obesidad se recomienda la fruta entera. Hay que cuidar la incorporación extra de azúcar, leche u otros líquidos que aportan calorías”.

Las jugueras, de activa promoción, sugieren la mezcla concentrada de frutas y vegetales. En todos los casos, se recomienda lavar muy bien la cáscara o piel.

Lo interesante del tema es descubrir una agradable combinación donde jueguen los sabores, colores y densidades.

Para quienes tienen oportunidad de probar la fruta orgánica, el sabor de un licuado hecho con ella merece una recomendación especial.


💬Ver 0 comentarios