Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
La caspa es un signo que puede ser normal, hasta un indicio de problemas médicos. (Shutterstock)

¿Sabías que la mayoría de las personas puede tener caspa en algún momento de sus vidas? Sí, y, aunque esta puede resultar embarazosa, no representa peligro alguno para la salud y, más importante aún, puede controlarse con relativa sencillez, en la mayoría de los casos. La clave está en la consistencia y en utilizar los productos apropiados para el cuidado del cuero cabelludo y del pelo. Estos te ayudarán a controlar los molestosos “copitos” blancos y a lucir un cabello limpio y saludable.

Un mal común 

Algunos estudios mencionan que la caspa es un desorden tan común que afecta a la mitad de la población en la pubertad. Además, establecen que los queranocitos (las células predominantes de la epidermis, la capa más superficial de la piel) juegan un rol primordial en la expresión y la generación de las reacciones inmunológicas que ocurren en el proceso de la formación de la caspa.

¿Por qué ocurre?

Esta condición se caracteriza por la descamación del cuero cabelludo. Esta se puede dar por varias razones: elementos en el ambiente, resequedad en el cuero cabelludo o falta de aseo. Las características son: escamas blancas en el cabello y en los hombros. Estas escamas pueden estar acompañadas de picazón y el cuero cabelludo y el cabello pueden estar más grasosos, lo que empeora su aspecto.

Otros factores pueden provocarla

Pueden provocar la caspa: la dermatitis seborreica (la causa más común de la caspa), los cambios hormonales y ambientales, el estrés o la presencia de ciertas levaduras y hongos en el cuero cabelludo, que aunque son normales, pueden afectar; ciertas comidas, así como el uso de algunos productos cosméticos oclusivos o irritantes que podrían ocasionar y exacerbar la dermatitis seborreica.

Otras razones que podrían ocasionar un tipo de caspa son: la dermatitis atópica, la psoriasis, o ciertas condiciones inflamatorias infecciosas, como los hongos, o la tinea capitis. 

¿Qué puedes hacer?

La caspa puede resolverse con relativa facilidad. Pero, cuando la condición se torna más difícil de tratar o no se resuelve con el lavado consistente del cabello, es necesario acudir al especialista del cuidado de la piel, el dermatólogo.

Suele tratarse con champús que tengan compuestos como sulfato de selenio al 1 y al 2 ½ %, esteroides, cortisona, ácido salicílico, ketonazol, brea, zinc y azufre.

¿Normal o razón de alarma?

La caspa no es contagiosa ni grave. Es un signo que puede ser normal, hasta un indicio de problemas médicos. No obstante,cuando hay persistencia y otros signos y síntomas, es importante que la persona busque ayuda médica.


💬Ver 0 comentarios