El 71 % delos padres reconoció que supervisar el aprendizaje en línea mientras trabajan desde casa es una fuente importante de estrés. (Shutterstock)

La pandemia del coronavirus, junto a los desafíos de la educación en línea y la economía, están ocasionando altos niveles de estrés en los padres de niños menores de 18 años en Estados Unidos, según dio a conocer este jueves la Asociación Americana de Psicología (APA).

Una encuesta realizada a más de 3,000 personas revela que el 46 % de los progenitores reportó altos niveles de estrés relacionados con la pandemia por COVID-19, mientras que el 71 % de reconoció que supervisar el aprendizaje en línea mientras trabajan desde casa es una fuente importante de estrés.

Solo el 28 % de los adultos que no tienen hijos menores de 18 años dan cuenta de niveles similares de estrés.

"Para muchos padres, puede ser abrumador enfrentar demandas competitivas en casa y trabajar junto con posibles desafíos financieros durante esta crisis sin precedentes", dijo Arthur Evans, director ejecutivo de la APA.

"Los niños son buenos observadores y a menudo notan y reaccionan al estrés o la ansiedad en sus padres, cuidadores, compañeros y comunidad. Los padres deben priorizar su autocuidado y hacer todo lo posible para modelar formas saludables de lidiar con el estrés y la ansiedad," añadió.

El estudio de la APA encontró además que la economía es una fuente importante de estrés para el 70 % de los adultos, una subida considerable en comparación con el 46 % que se reflejó en la encuesta que esta asociación hizo el año pasado sobre estrés.

De hecho, los niveles actuales de estrés son similares a los vistos en la encuesta "Estrés en EEUU" que la APA hizo en 2008, es decir durante la llamada "Gran Recesión".

En la de este año, siete de cada diez adultos empleados dicen que el trabajo es una fuente importante de estrés en sus vidas, en comparación con el 64 % en la encuesta de 2019.

Según la APA, el estrés relacionado con la pandemia está teniendo un impacto desproporcionado en las comunidades. Los resultados demostraron que las personas de color son más propensas que los blancos a reportar factores estresantes significativos en su vida como resultado de la pandemia.

Así, el contraer coronavirus es una fuente de estrés para el 71% de las "poblaciones de color" frente al 59% de la población blanca, mientras que en lo que concierne a necesidades básicas es del 61% frente al 47%, respectivamente; y el acceso a servicios de salud el 59% contra el 46%.

Los adultos hispanos también tienen más probabilidades de decir que constantemente o a menudo sienten estrés como resultado de la pandemia (37%), en comparación con adultos blancos (32%), afroamericanos (32%), nativos americanos (31%) y asiáticos (28%).


💬Ver 0 comentarios