El vapor de la mezcla de agua y vinagre blanco arrasa con las bacterias y rastros de suciedad del microondas. (Shutterstock)

Cuando hacemos la limpieza del hogar nos esmeramos porque todo quede impecable. Sin embargo, muchas veces obviamos el aseo y desinfección de algunas cosas. A continuación, algunos consejos para dejar estos productos sin rastro de suciedad y peligro.

1. Horno microondas. Casi todos los días lo utilizamos, sin embargo, cuando lo limpiamos solo le pasamos un trapo húmedo a fin de despegar los restos de comida adheridos en sus paredes. Déjalo impecable colocando una taza de agua y dos cucharadas de vinagre blanco. Enciende el equipo por 3 minutos y después pasa un paño limpio por todo el interior. El vapor de la mezcla arrasa con las bacterias y rastros de suciedad. No olvides lavar el plato y las ruedas del sistema de rotación.

2. Lavadora. Lava a fondo la puerta, la goma y el recipiente donde pones el detergente, suavizante y desinfectante. Muchas veces acumulan hongos y bacterias. Si el equipo es de carga frontal, llena el dispensador de detergente con vinagre blanco. Inicia el ciclo de lavado más largo con agua caliente.

En la parte externa, con la ayuda de un trapo aplica una mezcla de ½ taza de bicarbonato y un litro de agua con vinagre. Saca brillo con una franela seca. Cuando termine el ciclo, programa uno de enjuague sin usar productos. Esto permite eliminar cualquier impureza.

3. Acondicionador de aire. La suciedad que se acumula en el filtro del acondicionador de aire y las bacterias que proliferan por la condensación del agua, pueden hacer que un equipo diseñado para generar confort haga que huela mal toda la casa.

Limpia los filtros de aire con agua o con una aspiradora. Si el polvo no desaparece fácilmente, lávalo con detergente neutro disuelto en agua templada, y seca a la sombra. Se recomienda limpiar los filtros de aire cada dos semanas.

4. Cajón de cubiertos. Si el portacubiertos es de plástico, usa vinagre blanco puro a fin de eliminar impurezas. Luego, lávalo con detergente y abundante agua. Lo dejarás como nuevo.

5. Lámparas. Con el tiempo, las arañas se llenan de polvo y no lucen como el primer día. Antes de desempolvarla, coloca en el piso una toalla. De esta forma, si una pieza se cae no se romperá. Desconecta el interruptor y espera que los focos enfríen. Utiliza un limpiavidrios y dos paños de algodón. Con uno aplicas el producto y con el otro, sacas brillo. Lustra su base con un abrillantador de metales o una franela. Finalmente, pasa un trapo seco sobre las bombillas.

6. Interruptores. Son utilizados varias veces al día por todos los miembros de la familia y suelen depositar miles de gérmenes y bacterias. Se limpian fácilmente con una solución de agua con cloro o alcohol. También debes esterilizar los control remotos, celulares y teclados. Para ello, usa toallitas desinfectantes.


💬Ver 0 comentarios