Lavarse las manos frecuentemente puede mantenerte alejado de los microbios, pero también puede resecar tu piel. ( ARCHIVO)

Lavarse las manos con frecuencia y utilizar un desinfectante son dos medidas probadas que previenen el contagio del coronavirus (COVID-19).

Pero ¡cuidado! porque esa práctica de manera desmedida y sin la humectación adecuada puede resultar perjudicial para tu piel. Sobre todo, tomando en cuenta que, ante la escasez de “hand sanitizer”, algunas personas han recurrido a utilizar alcohol, detergentes destinados a limpiar superficies y otras sustancias con posibles efectos bactericidas que no están formuladas para usarse en el órganos más grande y expuesto del cuerpo.

“Hace un tiempo hubo otro momento donde todo el mundo usaba los ‘hand sanitizer’ y se popularizó lo que se llama la dermatitis por ‘hand sanitizer’. Por un lado, aplicas esta sustancia que contiene unos agentes desinfectantes que tienen la capacidad de disminuir bacterias y virus, aunque hay que hacer énfasis que no hay nada que funcione 100%, pero no deja de ser una opción práctica. Por otro lado, tienes un producto que remueve todo lo que tenga la piel, incluyendo bacterias naturales y una serie de organismos que tienen su función”, explica el dermatólogo Luis Ortiz Espinosa.

El experto añade que hay que tomar en cuenta que muchos de estos productos contienen un alto porcentaje de alcohol y su uso exagerado cambia la flora de la piel.

“Al igual que pasa cuando te tomas un antibiótico que daña el pH, el remover continuamente todo lo que tenemos en la superficie de la piel, causa un ambiente que promueve la dermatitis. La resequedad hace que la piel se ponga hipersensible porque todo se trastorna y se pierde lubricación natural de la piel. Lavarse las manos continuamente causa cambios en la piel porque se abre esa barrera protectora de la piel y la hace más sensible a otros problemas como la dermatitis irritante y hasta infecciones por otros tipos de bacteria”, explica Ortiz Espinosa.

Ante este panorama, es necesario que sepas que hay maneras de mantenerte protegida del coronavirus y otras enfermedades sin hacerle daño a tu piel.

Mantén la calma y desinfecta tus manos cuando sea necesario

El dermatólogo sugiere analizar las actividades que realizas a diario, así como los lugares a los que te expones.

“Tenemos que lavarnos las manos si tocamos superficies que estén expuestas al contacto de otras personas, como son las perillas y los pasamanos. Ante esta situación en la que hay que eliminar la posibilidad de contagio, es importante que se use algún tipo de sustancia desinfectante, pero no se puede exagerar. Hay que ver qué actividad hizo y qué se tocó. Estamos viendo ya a más personas con dermatitis donde la piel se cuartea, se descama y a veces hasta sangra”, menciona el experto.

El dermatólogo explica que los virus no penetran al cuerpo a través de la piel, sino de las mucosas del cuerpo y estas se encuentran en la boca, los ojos, la nariz y los genitales. Por lo tanto, evitar el contacto con esas áreas cuando las manos no están limpias es una manera de protegerte.

“El hecho de lavarse las manos es para que no haya ese virus en tus manos y que lo puedas pasar a esas mucosas. El virus no penetra a través de la capa de las manos o la planta del pie, a menos que no haya un golpe, ese no es el vehículo que da acceso al cuerpo”, aclara Ortiz Espinosa.

Considera otras opciones de protección

Por su parte, la esteticista Marisol Reinosa sugiere evitar las fórmulas antibacteriales y optar por soluciones más naturales y menos abrasivas como el uso de guantes de plástico cuando te encuentres realizando diligencias y vayas a lugares donde exista la posibilidad de contagio.

“Sugiero no tocar a nadie si vamos a estar en un lugar público. Lleva siempre guantes desechables en la cartera o bulto y un vaporizador pequeño con alcohol al 60% o vinagre blanco, que, aunque no huele bien en un principio, luego que se seca no tiene un olor tan fuerte y es un bactericida natural”, añade Reinosa, especialista en estética holística.

Hidrata la piel constantemente

Esta es la manera más eficaz de contrarrestar la resequedad que puede surgir a consecuencia de las lavadas frecuentes y los productos abrasivos. Lo recomendable es utilizar lubricantes con capacidad para restablecer la barrera de la piel. En todas las marcas hay productos que tiene la capacidad de proteger y estimular la regeneración de la piel.

“Estas cremas deben tener glicerina, un compuesto que, aunque para algunos puede ser alergeno, es bien suavizante. La vaselina blanca y muchas de las fórmulas con vaselina también tienen la capacidad de contrarrestar la resequedad”, asegura Ortiz Espinosa.

El especialista añade que los productos que contienen urea también pueden resultar efectivos siempre y cuando no sea a un porcentaje mayor de 20, porque en esos casos puede tener un efecto exfoliante e irritar la piel.

Tienes la opción de utilizar una loción o crema suave para el diario. El dermatólogo explica que las lociones son más livianas y se absorben más rápido, mientras que las cremas son más oleosas.

Para la noche, tanto Ortiz Espinosa como la esteticista Katty González sugieren productos más pesados como los ungüentos y aceites. El médico señala que se trata de fórmulas más pesadas que durante la noche penetran mejor.

Mientras tanto, González destaca que puedes dormir con guantes de algodón para hacer que ese producto permanezca más tiempo en tu piel y el calor que se genera le permita penetrar más profundamente.

Finalmente, Ortiz Espinosa aconseja que cuando estés en la casa, un ambiente controlado que se presume está debidamente desinfectado, no utilices productos muy abrasivos y dejes que la piel descanse de todas esas fórmulas que le aplicas cuando está en un ambiente que puede resultar peligroso.


💬Ver 0 comentarios