Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Producto libre de parabenos. Cada vez es más común encontrar esta frase escrita en los envases de cremas, desodorantes y sobre todo en los champús, por lo que es lógico preguntarse qué son, para qué sirven y por qué algunas marcas están destacando el hecho de que no los utilizan entre los ingredientes de sus productos.

Los parabenos son sustancias químicas muy estables y no volátiles, derivadas del ácido parahidroxibenzoico. Su uso es fundamentalmente cosmético y farmacéutico, explica Enrique París, director del Centro de Información Toxicológica de la Universidad Católica de Chile.

Por su parte, la bioquímica Ivonne Vergara sostiene que los parabenos sirven como preservantes.

“En el fondo lo que hacen es alargar el tiempo de vida de un producto”, dice.

¿La razón? Son sustancias sintéticas que tienen propiedades bactericidas y fungicidas, es decir, inhiben el crecimiento de bacterias y hongos.

París añade que la población normal absorbe los parabenos a través de la piel y los elimina por la orina en forma casi inmediata y en su totalidad.

Sin embargo, el médico advierte que sí tienen un inconveniente: pueden producir alergias, las que se manifiestan en irritación de la piel.

Hasta aquí pareciera tratarse de sustancias prácticamente inofensivas para la salud, una opinión que no es compartida por todos. En 2004, la doctora Philippa Darbre reveló que en una investigación realizada por la Universidad de Reading (Gran Bretaña), científicos habían detectado la presencia de parabenos en los tumores de pacientes con cáncer de mama. Según la especialista, estas sustancias imitaban la acción de los estrógenos, los que pueden dirigir el crecimiento de tumores de pecho en humanos. De esta manera, Darbre instaló el tema en la palestra y dejó abierta la interrogante respecto a si los parabenos deben ser eliminados de los productos cosméticos, sobre todo de aquellos que se aplican en el pecho.

“La literatura científica dice que no son riesgosos para cáncer en las dosis y concentraciones en que se están usando en este momento”, sostiene la oncóloga Nuvia Aliaga, especialista en cáncer de mama.

Y en el caso de los parabenos, la mayor garantía está dada por la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos, institución que los aprueba.

Mejor prevenir que...

Entonces, ¿por qué algunas compañías cosméticas están eliminando estas sustancias de sus productos? A juicio de la doctora Aliaga, se trata de un tema de prevención.

“Si en algunos años más alguien en Estados Unidos escribe ‘los parabenos no son cancerígenos’ y luego se demuestra que sí lo son, puede producirse el mismo ‘boom’ de demandas que hubo cuando los estadounidenses creyeron que las prótesis de silicona causaban enfermedades reumáticas en los 90”, explica.

Según Nuvia Aliaga, la controversia que gira en torno a los parabenos es un tema que aún está en pañales. De hecho, la especialista explica que cuando se dio la voz de alarma respecto a la posibilidad de que fueran cancerígenos, el National Cancer Institute -“uno de los más grandes referentes de cáncer en medicina”- salió a decir que los estudios eran pocos.

“Habría que hacer un estudio grande, con una gran cantidad de pacientes, como para que tuviera peso o validez estadística. Y eso no se ha hecho ni en Europa ni en Estados Unidos”, afirma la oncóloga.

Y el motivo de fondo -agrega- es que en los casos de cáncer de mama son más importantes otros factores de riesgo, como el hecho de ser mujer o de que en la familia de la paciente haya casos de la enfermedad.

Sin embargo, hay empresas que han preferido no esperar y no incluyen a los parabenos entre los ingredientes de sus productos. Vichy, La Roche Posay, Kiehl's, Burt´s Bees, Lazartigue y Weleda son algunas de ellas.


💬Ver 0 comentarios