El trastorno bipolar es una condición que se puede manejar bien con farmacoterapia y psicoterapia. (Shutterstock)

“Amaneciste bipolar hoy”, tal vez es una expresión que has manifestado sin tal vez entender bien lo que es el trastorno bipolar. ¿Tiene cura?, ¿Pierde la productividad quien se medica por esta condición? y ¿Todo será producto de su imaginación?, son solo algunas preguntas que puede que te hayan cruzado por la mente.

Para aclarar los mitos existentes sobre esta condición psiquiátrica que presenta síntomas severos y de importancia para la salud pública y entender más acerca de ella, la psicóloga clínica Sandra Ralat, investigadora del Centro Colaborativo de Investigaciones en las Disparidades de la Salud del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico, informa sobre la realidad de esta enfermedad. Según la Organización Mundial de la Salud, alrededor de 60 millones de personas en el mundo la padecen.

A continuación 10 mitos y realidades sobre el mismo:

1. Mito: Cualquier persona puede tener cambios en su estado de ánimo, por eso cualquiera puede ser bipolar.

Realidad: Los cambios en el estado de ánimo en una persona con trastorno bipolar son distintos de los cambios comunes que una persona de la población en general puede presentar. Las personas con el trastorno experimentan cambios extremos en sus niveles de energía, actividad y en el patrón de sueño que representan un cambio en su conducta usual. Este cambio es notable y las personas que están alrededor de un paciente con la condición dan cuenta de dicho cambio.

El que una persona se levante contenta en la mañana y a mitad del día se moleste o incomode, no implica un cambio de estado de ánimo representativo de los que ocurren en el trastorno. Los clínicos observan un grupo de síntomas que definen el diagnóstico de bipolar y no solo en las emociones de la persona.

2. Mito: Es imposible ayudar a una persona con el trastorno bipolar.

Realidad: El trastorno bipolar puede ser tratado en forma efectiva. Es importante que la persona pueda mantener su tratamiento farmacológico, en combinación con la psicoterapia para lograr la reducción o manejo de sus síntomas. El manejo exitoso dependerá de si la persona se mantiene adherente a su tratamiento, por lo que, la educación sobre su enfermedad, un buen sistema de apoyo que puede incluir a su familia y/o amistades y buena comunicación con sus proveedores de servicios será importante.

3. Mito: Una persona con trastorno bipolar no es exitosa en su carrera profesional o tiene dificultades en su trabajo.

Realidad: Nuevamente, el tratamiento farmacológico acompañado de tratamiento psicológico son parte esencial para que una persona se desempeñe en su trabajo en forma apropiada. Conozco personas exitosas que tienen el diagnóstico.

4. Mito: Si tienes trastorno bipolar, estarás enfermo la mayor parte del tiempo.

Realidad: El trastorno bipolar se caracteriza por cambios marcados en el estado de ánimo. Es decir, a veces la persona puede sentirse exaltada, extremadamente feliz y otras veces triste, deprimida o desesperanzada. Sin embargo, en muchas personas estos episodios están separados por periodos de estabilidad. La persona puede estar por meses, o años sin episodio alguno, manejándose bien.

5. Mito: Una vez el trastorno está bajo control, la persona puede dejar de tomarse su medicación.

Realidad: Completamente falso. Es un no, no, no. Se requiere que la persona se mantenga en su tratamiento aun cuando esté libre de síntomas. La medicación puede actuar en forma preventiva, ayudando a la persona a evitar recaídas. La persona debe mantenerse en consulta con su psiquiatra en todo momento, y de tener dudas en cuanto a cambios de dosis o medicamentos, discutirlo con su médico.

6. Mito: El trastorno es producto de su imaginación.

Realidad: Est es un trastorno que es real y es tratable. Causa gran sufrimiento, sobre todo, si la persona no está en tratamiento. La recuperación toma tiempo.

7. Mito: La manía es productiva porque puedes estar en ese estado de ánimo que es bueno y provoca extrema felicidad.

Realidad: Una persona bajo un episodio mánico puede sentirse muy bien al inicio, pero si no está bajo tratamiento puede involucrarse en conductas con alto potencial de consecuencias dolorosas, como realizar compras saliéndose del presupuesto o indiscreciones sexuales. El aumento en energía que presente la persona en ese episodio mánico puede ser una actividad dirigida o sin propósito, con altos niveles de distracción. Hay personas que se tornan altamente irritadas, ansiosas y alteradas ante cualquier evento. Bajo este episodio, la persona puede mostrar una autoestima inflada o sentimientos de grandiosidad, disminución de la necesidad del sueño, estar más habladora de lo usual, con pensamientos que compiten entre sí o fuga de ideas.

8. Mito: El trastorno bipolar puede ser curado a través de la dieta y el ejercicio.

Realidad: El trastorno bipolar es una enfermedad de por vida y actualmente no existe cura. Sin embargo, se puede manejar bien con farmacoterapia y psicoterapia, que incluya un grupo de apoyo y que la persona pueda mantener patrones regulares de sueño, y por supuesto, incluyendo buena alimentación y ejercicio. En cuanto a intervenciones psicológicas, estas deben incluir al paciente y su sistema de apoyo. Así que, la terapia individual es importante y la grupal es efectiva incluso para trabajar la adherencia al tratamiento e intervenciones con la familia. La psicoeducación y los modelos basados en evidencia como la Terapia Cognitivo-Conductual, Entrevista Motivacional, terapias interpersonales como la Terapia Interpersonal y Social-Rítmica son efectivas.

9. Mito: Los artistas con el trastorno bipolar perderán su creatividad si se toman su medicación o están bajo tratamiento.

Realidad: Hay personas que han dado testimonio de cómo el tratamiento los ha ayudado con su sintomatología, a pensar con mayor claridad e incluso haber mejorado en su trabajo. Es decir, que se puede lograr canalizar la creatividad en forma efectiva y enfocados.

10. Mito: Toda medicación para el trastorno bipolar causa una serie de efectos secundarios que a la larga son peores que la enfermedad.

Realidad: No todos los medicamentos son iguales y no todos los pacientes con trastorno bipolar toman el mismo medicamento. Cada persona tiene una combinación que le resulta y es un asunto a trabajar con su médico-psiquiatra. Es decir, que lo que es efectivo para uno, no necesariamente será efectivo para la otra persona.

“La persona con trastorno bipolar tiene una serie de comorbilidades médicas que es necesario trabajar. Por ejemplo, las investigaciones que han salido a la luz han establecido que una persona con este trastorno puede morir dos veces más que la población en general por problemas cardiovasculares”, explica la doctora Ralat.

Hay una serie de factores de riesgo previo a padecer de enfermedad cardiovascular que están relacionados con hipertensión, obesidad abdominal (féminas cintura mide más de 35” y varones más de 40”, niveles altos de colesterol y triglicéridos, síndrome metabólico y también incluye estilos de vida poco saludables como el fumar, tener una vida sedentaria, pobre dieta y altos niveles de estrés.

“Por ende, es importante que la persona pregunte sobre los posibles efectos secundarios de sus medicamentos y discutir con su proveedor de servicios de salud mental al respecto y la variedad de alternativas que puede tener. La comunicación es un elemento importante en esta relación médico-paciente”, recalcó la psicóloga clínica.


💬Ver 0 comentarios