Diversos aeropuertos han tomado protocolos de prevención contra el coronavirus, que fue originado en China y que mantiene a la población en estado de alerta. (AP)

Ya se reportó el primer ciudadano estadounidense -que recientemente regresó de China- diagnosticado con el nuevo virus desatado en el país asiático y que ha obligado a imponer medidas sanitarias en diversos países.

Aunque los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC en inglés) habían comunicado que el riesgo para los estadounidenses era bajo, resaltaron la probabilidad de que la enfermedad aparecería en algún momento en la nación americana.

De acuerdo con el doctor Jorge Santana Bagur, catedrático en Medicina e Infectología en la Escuela de Medicina del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico, lo que preocupa de este virus novel, de la familia de los coronavirus, es que todavía no se ha identificado completamente y que se hayan documentado casos de contagio de persona a persona.

“Ya los CDC desarrollaron una prueba diagnóstica que -quizás dentro de las próximas tres semanas o un mes- estará disponible para detectarlo. Este es el primer punto importante porque de ahí a que se pueda desarrollar una vacuna, es mucho más corto el tiempo. Lo que obviamente preocupa es que desde el 29 o 30 diciembre, fechas de la primera alerta, ya van alrededor de unos 600 a 700 casos documentados y la gran mayoría están relacionados a la provincia Wuhan, en el centroeste de China. El hecho de que se hayan documentado casos de persona a persona preocupa porque estas son poblaciones que son extremadamente grandes y hacinadas, lo que puede promover que el virus se disperse y se propague mucho más”, manifestó el pasado presidente de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de Puerto Rico.

Explicó, además, que a esto se le añade el que este virus, que ya ha cobrado la vida de tres personas, pueda desarrollar ciertos tipos de transmutaciones, los que facilitarían la transmisión de persona a persona. Ya se han visto casos en países como Tailandia, Japón, Corea del Sur, Australia y el más reciente, Estados Unidos, todos asociados a personas que visitaron esta área de China.

En vista de que algunos síntomas, según los CDC, son dolor de cabeza, irritación en la garganta, fiebre, dificultad para respirar y un dolor general, Santana Bagur resaltó que los médicos y los trabajadores de la salud deben estar bien pendientes de cualquier persona con algún síntoma respiratorio con fiebre.

“El problema es que pudiera parecer una monga, una influenza o un dengue, y lo importante es hacer la pregunta si la persona ha estado recientemente viajando a Oriente, como Japón, Tailandia, Surcorea o China. Asimismo, si conoce o ha tenido contacto con alguien que esté con un cuadro viral respiratorio que haya llegado recientemente de algunos de estos lugares”, exhortó el experto en medicina e infectología.

Ante el más mínimo sí, señaló, que se deben tomar todas las precauciones con el paciente y ponerlo en un cuarto de aislamiento respiratorio, aunque la persona no esté agudamente enferma.

Como medida cautelar, el galeno recomendó practicar la higiene respiratoria. Esto incluye lavarse las manos constantemente, que cualquier persona que esté tosiendo utilice una mascarilla, que quien estornude se tape con el antebrazo y si ves a alguien con estos síntomas, te alejes unos 5 o 6 pies de esa persona.

“La protección respiratoria es lo más importante en este momento hasta que tengamos más información, que ya en las próximas semanas se va a ir desarrollando”, enfatizó a la vez que explicó que aún resulta prematuro saber si hay algún sector de la población con un factor de riesgo mayor que predisponga a esas personas desarrollar este nuevo tipo de neumonía viral. Sin embargo, deben estar alerta todos aquellos pacientes inmunosuprimidos, que son aquellos cuyo sistema inmunitario pueda verse debilitado.

Santana Bagur resaltó que la comunidad científica y médica se ha movido bien rápido para no repetir el error grande que hubo en China en 2003 con el síndrome respiratorio agudo grave (Severe Acute Respiratory Syndrome causado por un miembro de la familia coronavirus, cuando aguantó la información por mucho tiempo y por poco se convierte en una epidemia global. No obstante, con este nuevo coronavirus se ha hecho la alerta temprano, lo que es positivo para establecer medidas de cautela y evitar una epidemia.


💬Ver 0 comentarios