Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Mujer (horizontal-x3)
Si bien algunas mujeres pueden manejar estos síntomas sin ayuda, otras necesitarán consultar con sus médicos sobre qué opciones tienen para manejarlos. (Shuteterstock)

Durante la menopausia, las mujeres experimentan diferentes signos y síntomas que dan las señales de que el cuerpo se prepara para otra etapa y para el fin de los períodos menstruales. En este proceso, de acuerdo al Instituto Nacional del Envejecimiento (NIA, en inglés), los niveles de estrógeno, la hormona femenina que se produce en los ovarios, disminuyen, ocasionando diferentes síntomas. El fino balance hormonal se ve alterado por un proceso natural que, en Estados Unidos, se da entre las mujeres de 40 a 50 años y tiene como edad promedio los 51. 

Si bien algunas mujeres pueden manejar estos síntomas sin ayuda, otras necesitarán consultar con sus médicos sobre qué opciones tienen para manejarlos. Estos pueden incluir: sofocones o calores, cambios en el período, trastornos del sueño y cambios de humor, entre otros. 

De hecho, de acuerdo con la Sociedad Norteamericana de Menopausia (NAMS, en inglés), cerca de un 23 % de las mujeres pasan por cambios de humor antes, durante y después de la menopausia, y este síntoma puede ser la primera señal de que están pasando por un momento de transición. 

Un estudio publicado por PubMed Health, un servicio provisto por el Centro Nacional de Información sobre Biotecnología (NCBI, en inglés), adscrito a la Biblioteca nacional de Medicina de Estados Unidos, señaló que hasta un 70 % de las mujeres de diferentes culturas experimentaban irritabilidad en la perimenopausia, mientras que otro estudio alertó que 1 de cada 5 mujeres experimentó depresión, mientras se adentraba a la menopausia. La ansiedad y la tensión también fueron identificadas como emociones comunes durante este período en la vida femenina. Las causas se deben no solo a los cambios hormonales que se dan en esta etapa.

“Es posible que el estrés, cambios en la familia tales como hijos que están creciendo o padres que están envejeciendo, un historial de depresión o sentirse cansada pueden estar causando estos cambios de humor”, describe el NIA.

Si bien una discusión franca y abierta con el médico puede ayudar a decidir cuál es la mejor opción de tratamiento para los variados síntomas de la menopausia, la NAMS explica que incluir técnicas de manejo de estrés, como técnicas de respiración profunda o masajes puede ser de ayuda para manejra los cambios de humor e irritabilidad. Por su parte, el Centro Nacional para la Medicina Complementaria e Integrativa (NCCIH, en inglés), añade que prácticas como la meditación conocida como mindfulness y el yoga, también pueden tener efectos positivos sobre estos síntomas con el mínimo de efectos secundarios. Por supuesto, realizar ejercicios y tener una dieta saludable se correlaciona con un mejor estado general de salud y sentimientos de bienestar integral.  

Si la depresión ataca

Un estudio publicado en el 2017 por Menopause, la revista de la NAMS, señala que el riesgo de depresión aumenta en las mujeres cuando los niveles hormonales están fluctuando, como ocurre en la menopausia. Esta investigación intentó explicar por qué algunas mujeres son más vulnerables a sufrir depresión cuando todas las mujeres sufren fluctuaciones hormonales y encontró que si bien las fluctuaciones hormonales son universales, a mayor la duración a la exposición al estradiol, el estrógeno predominante en los años reproductivos de la mujer, menor sería la predisposición a la depresión. Reconocer los síntomas de la depresión es esencial para tratar la condición. En casos de depresión severa, se amerita la consulta con un profesional de la salud mental, quien puede recetar un antidepresivo.

Una nota de precaución

Cada vez están más disponibles en el mercado productos y suplementos para tratar los síntomas de la menopausia que se mercadean como naturales y seguros. Es importante notar que estos no están aprobados por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, en inglés) y que algunos pueden hasta interferir con los tratamientos que la mujer esté recibiendo. Además, de muchos de estos se desconocen sus efectos a la salud a largo plazo. Discute con tu médico antes de usarlos.


💬Ver 0 comentarios