Es importante que el profesional de la salud sea consciente de que puede sufrir estrés. ( ARCHIVO)

Tanto en China como en países europeos se han vivido varios ataques de ansiedad en distintos centros hospitalarios. Es necesario que el profesional de salud pueda controlar emociones y pensamientos negativos ya que son individuos con los mismos miedos y limitaciones que el resto de la población.

Por eso el Consejo General de la Psicología de España (COP) sugiere los siguientes consejos para gestionar las emociones de los doctores ante estas condiciones.

1. Hacer paradas. Ante la alarma y preocupación, siempre habrá mucho trabajo, llamadas por teléfono, consultas, entre otros. Aunque parezca que todo está colapsando, hay que parar. Siempre es bueno hacer un descanso de 10 minutos cada dos horas.

2. Despejar la mente. Cuando se pare, hay que hacer algo que realmente contribuya al desahogo. No funciona reunirte con tus colegas para seguir hablando de los problemas que te agobian. Debes realizar ejercicios de relajación, hobbies o actividades que ayuden a despejar tu mente.

3. Hacer ejercicio, comer y dormir. Resguardar la salud psicológica se relaciona mucho con el cuidado del cuerpo. Hay que dormir bien, comer bien, relajarse y seguir rutinas de ejercicio en la medida que sea posible.

4. Reconocer que tienes límites y trabajarlos. Es importante que el profesional sea consciente de que puede sufrir estrés. Al mismo tiempo, hay que atender todos los síntomas que pueda experimentar como el miedo. No hay una persona igual a otra y las reacciones responden a los conocimientos e historias de vida de cada individuo. Por ello es necesario hablarlo, ya sea con alguien de confianza o con un especialista en salud mental.

5. Disponer de recursos de autoprotección. Saber que tu seguridad no está en riesgo es clave para trabajar más calmado. Hay que tener lo preciso, guantes, mascarillas, desinfectantes, todos los recursos materiales.


💬Ver 0 comentarios