Como parte de los cambios más relevantes en las oficinas médicas, incluyendo en la práctica del doctor José Raúl Montes, se encuentran las consultas a distancia. (Suministrada)

La agenda ha estado más que ocupada para el doctor José Raúl Montes, cirujano oculoplástico, quien, desde que se dictó el cierre preventivo de diferentes sectores económicos de la isla, incluyendo, hasta hace unas semanas, los servicios ofrecidos en las oficinas médicas del país, se ha mantenido en un constante proceso de intercambio profesional que ha producido un cambio radical -y positivo- en la manera de llevar su práctica.

Doctor José Raúl Montes, cirujano oculoplático (Suministrada)

Para el doctor Montes, quien es conocido por ser conferenciante internacional y recurso educativo de diversas organizaciones profesionales y compañías de productos y equipos para la práctica de la medicina estética, la nueva realidad le ha permitido ejercer su práctica desde otra perspectiva, la cual le hace sentir confiado de que, aun ante la incertidumbre, el establecimiento de prioridades y enfocarse en la manera de realizar tareas ante un nuevo y cambiante panorama es el modelo por seguir.

Es una lección que aprendió muy bien, luego del paso del huracán María, donde, sencillamente, comprendió que era capaz de hacer lo que fuera por sobrevivir y que era más fuerte de lo que quizás pensaba.

“Recuerdo que después de ese evento tan catastrófico y devastador, la lección más grande que tú aprendes es sobre ti mismo, quién eres y cómo reaccionas. Sé que soy bien fuerte. Eso fue lo que aprendí”, asevera el también considerado como un KOL (Key Opinion Leader) ampliamente reconocido a nivel mundial.

Hoy, ante una pandemia que no discrimina ni país, ni sexo, ni edad, ni posesiones económicas, el doctor Montes está convencido de que su experiencia puede ayudar a otros a reinventarse y a reenfocarse, manteniendo la calma y buscando soluciones ante lo que muchos llaman una “nueva realidad”.

Nuevas vías de intercambio

Curiosamente, al doctor Montes se le escucha animado, pero también agradecido. Comenta que hace apenas dos semanas abrió su oficina y que ha establecido medidas de seguridad muy rigurosas tanto para su personal como para los pacientes que le visitan.

Pero, todo esto es el resultado de un trabajo que llevó a cabo durante las semanas en las que el cierre obligado y el confinamiento sentaron nuevas pautas en el país y en el mundo. Así se enfrascó en una tarea titánica que involucró preparar su oficina y a su equipo de trabajo para la reapertura, sino que asumió, una vez más, un rol de líder ofreciendo hasta dos conferencias virtuales semanales para colegas de todo el mundo. A la sazón ha ofrecido unas doce y sigue contando.

Una de las más reciente fue como parte de una serie de conferencias virtuales ofrecidas por la Sociedad Panamericana de Oculoplástica (SOPANOP), que agrupa a todos los profesionales de esta especialidad en las Américas y España.

(Suministrada)

“He estado envuelto en el comité timón (de la organización) porque me pidieron ser consultor, di una de las conferencias, que se llama SOPANOP #desde casa, que se retransmitió por YouTube y contó con la participación en vivo de más de 500 cirujanos oculoplásticos”, destaca, para comentar que fue una experiencia muy emocionante ver que médicos de todo el mundo se conectaron para la transmisión.

(Suministrada)

Sin embargo, para el doctor Montes, lo más emotivo ha sido observar cómo el estado de emergencia mundial por el COVID-19 ha humanizado más y ha dejado de manifiesto la vulnerabilidad a todos los profesionales de la salud.

“Para mí, lo más importante y lo más conmovedor en el marco de esta situación es que la gente, a pesar de que están a través de una computadora y una cámara, se han quitado las máscaras y han estado tratando de remar en unas aguas violentas. Todos están en un estado vulnerable, reconociendo y aceptando esta oportunidad de conectarnos”, subraya el subespecialista.

Asegura que la primera enseñanza de esta experiencia con las conferencias virtuales es “poder estar en contacto tan directo con gente de todas partes y darnos cuenta de que somos iguales y todos tenemos nuestras fortalezas y nuestras debilidades. Eso nos unió”. Añade que la segunda enseñanza es poder reconocer que, no importa en qué parte del mundo se encontraran, todos compartían retos similares.

“En menor o mayor grado estamos más o menos con las mismas situaciones, las mismas carencias, así es que solamente hay que ver un poquito más allá para a veces darse cuenta de lo que uno tiene”, afirma, el cirujano oculoplástico para resaltar que, al final de las sesiones, siempre terminan dando las gracias y solidarizándose con el trabajo de sus colegas que están en el frente de la batalla en los hospitales y en las salas de emergencia.

El pasado 14 de mayo, el doctor Montes también participó, junto con una dermatóloga de Estados Unidos y otra de Canadá, en el lanzamiento en estados Unidos del nuevo producto para labios de Galderma, Restylane® Kysse, en un evento virtual denominado Kysse and Tell, que reunió a más de 1,000 médicos.

“Ellos jamás en la vida pensaron que el lanzamiento se iba a hacer online y se hizo con muchísimo éxito”, revela, para comentar que, si bien ha tenido acercamientos para presidir alguna de las asociaciones a las que pertenece, prefiere colaborar activamente de otra manera.

Su próxima encomienda será el 30 de mayo, en una reunión del Global Virtual Aesthetics Summit, donde, como parte de un panel internacional, discutirá las tendencias del mercado.

De regreso a casa

El proceso para abrir su oficina médica estuvo mediado por la preparación y un estudio constante de todas las medidas de seguridad que habían probado ser eficaces en otras partes del mundo, donde ya se están dando procesos de apertura. Además, en este período, su personal de trabajo acumuló más de 100 horas de educación continuada como preámbulo a las nuevas reglas que sabía que se impondrían.

(Suministrada)

Destaca que ser conferenciante mundial le ha permitido compartir impresiones y buenas prácticas con sus colegas de Francia, Italia, España y otros países, con quienes se mantiene muy activo en foros de conversación.

Fue de esa manera que, charlando con una colega y buena amiga, la doctora Gabriela Casabona, natural de Sao Paolo, Brasil, pero que comparte su consulta con su esposo, un cirujano plástico alemán, en Marbella, España, que esta le invita a participar en la redacción de un artículo en el que esbozarían aquellas prácticas recomendables para comenzar a ofrecer los servicios médicos en época de COVID-19.

El resultado de este minucioso trabajo colaborativo fue el artículo titulado “Elective, Non-urgent Procedures and Aesthetic Surgery in the Wake ofSARS–COVID-19: Considerations Regarding Safety, Feasibility and Impact onClinical Management”, el cual fue publicado en línea en la revista Aesthetic Plastic Surgery.

Este artículo discute en gran detalle medidas de seguridad que se pueden adoptar en cualquier parte del mundo para reiniciar la práctica médica y la ejecución de procedimientos quirúrgicos electivos.

“Esta es una guía que todo el mundo puede adaptar y atemperar a su situación particular. Tú tienes que conocer cuál es tu clientela, cuál es el desarrollo de la pandemia, si puedes tener una idea, en tu lugar geográfico; y saber cómo se siente tu staff de trabajo”, recalca el doctor Montes, al resaltar que lo más importante en este momento es que los médicos tienen que entender que la práctica de una oficina médica como se llevaba antes no va a ser igual, no solo por las medidas de seguridad que involucran desde hacer un cernimiento previo de los pacientes y tomarles la temperatura al llegar a la oficina, hasta el uso de mascarillas, entre otros elementos. No obstante, el mayor cambio que vislumbra el cirujano oculoplástico gira en torno a las citas.

“Este trabajo tiene que empezar con el médico dando las directrices y ese trabajo tiene que ser consistente desde la persona que maneja citas y el teléfono. Las citas se tienen que confirmar por texto o llamada y se le tiene que hacer un prescreening al paciente, antes de dar la cita. Eso es bien importante para que el paciente sepa lo que uno requiere, cómo tiene que venir preparado a la oficina y qué es lo que se va a encontrar”, apunta Montes. Agrega que, del mismo modo, el paciente debe comprometerse a cumplir con un horario y seguir las medidas impuestas para la seguridad de todos.

Más cerca

Para el doctor Montes, este proceso ha sido aleccionador y ha permitido que su práctica ofrezca servicios más a tono con la realidad del país. Para ello, durante el confinamiento creó una tienda virtual de los productos que ofrece y también todo un protocolo a tono con las circunstancias. Dice que la práctica de comunicarse personal y directamente con sus pacientes es una de sus favoritas, pues ha probado ser muy efectiva en lo que respecta la seguridad del paciente y la adherencia a los tratamientos y a las citas, así que aprovecha con gusto los beneficios de la telemedicina y sus pacientes lo agradecen.

“Para mí, el cambio es profundo y yo creo que se queda. Aunque siempre lo he sabido, me he dado cuenta de que no hay nada en la vida que reemplace el contacto humano y personal en todas las gestiones que hagas, con tu familia con tus amigos con tus empleados y con tus pacientes, y yo, en eso, no vuelvo atrás”, finaliza diciendo complacido.


💬Ver 0 comentarios