Este es el momento de reciprocar todo su amor y valía, cuida al adulto mayor de tu familia. (Shutterstock) (Shutterstock)

Los adultos mayores de 60 años tienen un mayor riesgo de enfermarse gravemente por el coronavirus. Igualmente en riesgo están aquellas personas que tienen condiciones médicas crónicas graves como enfermedad del corazón, diabetes y enfermedad pulmonar.

Por eso, los Centros para el Control de Enfermedades (CDC, en inglés) han establecido varias guías para que las personas en mayor riesgo ante la pandemia de COVID-19 puedan protegerse mejor.

A continuación, algunos de los consejos:

· En Puerto Rico, fue establecido un toque de queda hasta el 30 de marzo. Solo se permite salir del hogar en el horario de 5:00 a.m. a 9:00 p.m., pero también tiene sus limitaciones. Solo se permiten “en las vías públicas las personas que necesiten ir al supermercado, farmacias, gasolineras, hospitales o a citas médicas, el resto tiene que estar en la casa 24/7”, dijo la gobernadora Wanda Vázquez.

· Si tienes una cita médica que no sea de urgencia solo de seguimiento, llama a tu médico para una nueva fecha.

· Verifica si tienes medicamentos suficientes. Llama a la farmacia o a tu médico para que te ayuden a tener adicionales en caso de que el periodo del toque de queda sea mayor. Pregunta también en la farmacia si tienen servicio de entrega.

· Asegúrate de tener medicamentos de venta libre y suministros médicos para tratar la fiebre y otros síntomas.

· Ten suficientes artículos para el hogar y comestibles a mano para que estén preparados. Aprovecha el servicio de compras en línea que ofrecen varios supermercados como Selectos, SuperMax y Econo.

· Evita el contacto cercano con personas que están enfermas.

· Lávate las manos con frecuencia con agua y jabón durante al menos 20 segundos, especialmente después de estrujarte la nariz, toser o estornudar o haber estado en un lugar público (pero, recuerda, quédate mejor en tu casa).

· Si no hay agua y jabón disponibles, usa un desinfectante para manos que contenga al menos 60% de alcohol.

· En la medida de lo posible, evita tocar superficies de alto contacto en lugares públicos: botones de elevadores, manijas de puertas, pasamanos, apretones de manos con personas. Usa un pañuelo o tu manga para cubrir tu mano o dedo si debes tocar algo.

· Lávate las manos después de tocar superficies en lugares públicos.

· Evita tocarte la cara, nariz, ojos.

· Limpia y desinfecta tu hogar para eliminar gérmenes: practica la limpieza de rutina de las superficies que se tocan con frecuencia (por ejemplo: mesas, pomos de las puertas, interruptores de luz, manijas, escritorios, inodoros, grifos, lavabos y teléfonos celulares)

· Evita las multitudes, especialmente en espacios mal ventilados. Tu riesgo de exposición a virus respiratorios como COVID-19 puede aumentar en entornos cerrados y con poca circulación de aire si hay personas en la multitud que están enfermas.

· Evita todos los viajes no esenciales, incluidos los viajes en avión.

· Si el COVID-19 se está extendiendo en tu comunidad, toma medidas adicionales para poner distancia entre tú y otras personas.

· Si te enfermas, llama a tu médico, envíale un correo electrónico, mensaje de texto o, si tu plan médico ofrece el servicio de telemedicina, llámalo.

· Crea una lista de números de emergencia: 9-1-1, ambulancia, médico de cabecera, servicio al cliente de tu plan médico, familiares, amigos y vecinos.

· Mantente en contacto con otras personas por teléfono o correo electrónico. Es posible que debas pedir ayuda a amigos, familiares, vecinos, trabajadores de salud comunitarios, si te enfermas.

· Observa los síntomas y las señales de advertencia de emergencia. Presta atención a los posibles síntomas de COVID-19, como fiebre, tos y falta de aliento. Si sientes que estás desarrollando síntomas, llama a tu médico. Si desarrollas señales de advertencia de emergencia para COVID-19, obtén atención médica de inmediato.

· En los adultos, algunas (pero no las únicas) señales de advertencia de emergencia son: dificultad para respirar o falta de aliento; dolor o presión persistentes en el pecho; nueva confusión o incapacidad para despertar; y labios o cara azulados.

· Consulta tu médico para cualquier otro síntoma que sea grave o preocupante.

Cómo los familiares y cuidadores pueden ayudar al adulto mayor:

· Deben saber qué medicamentos está tomando su ser querido y ver si puede ayudarlos a tener más a mano.

· Deben tener una lista de sus médicos y proveedores de salud.

· Controlen los alimentos y otros suministros médicos (oxígeno, incontinencia, diálisis, cuidado de heridas) necesarios y creen un plan de respaldo.

· Compren alimentos no perecederos para tener a mano en su hogar para minimizar los viajes a las tiendas.

· Si cuidas a un ser querido que vive en un centro de atención, monitorea la situación, pregunta sobre la salud de los otros residentes con frecuencia y conoce el protocolo si hay un brote.


💬Ver 0 comentarios