Se recomienda evaluar si te pasa con frecuencia. (comuniQue END)

No recordar la mayor parte de una canción precisando solo la frase más repetida, olvidar el cumpleaños de una amistad o contar una anécdota ya narrada en la misma semana son olvidos comunes que no perjudican el funcionamiento normal de una persona.

La pérdida de memoria suele ocurrir durante el transcurso del tiempo, apuntó el psiquiatra Douglas Romero Villaveitía, por lo cual es normal que alguien olvide, por ejemplo, detalles de una película que vio hace meses o años y no, necesariamente, representa un problema mayor.

De acuerdo con el especialista, el proceso básico de la memoria consiste en codificar la información nueva, almacenarla y recuperarla. Si un individuo olvida experiencias completas, si los recordatorios no le ayudan a rememorar y resulta que estas omisiones afectan su desempeño cotidiano, entonces, debe realizarse una evaluación médica.

Típicamente, las evaluaciones sobre fallos de memoria, las realizan médicos de cabecera, geriatras, internistas y psiquiatras.

En algunos casos, estos lapsos podrían ser señales de problemas mayores como la demencia, que es un síndrome en el cual se deteriora la capacidad para procesar pensamientos.

La demencia agrupa muchas condiciones

La demencia funciona como un término sombrilla para agrupar múltiples tipos del síndrome como el asociado a los cuerpos de Lewy, el degenerativo primario, la demencia vascular, y otros causados por sustancias tóxicas en el cuerpo.

Alzheimer, la forma más común de demencia

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó, el año pasado, que el alzheimer es la forma más común de demencia, al afectar a alrededor de 50 millones de personas a nivel mundial. Aún no hay tratamiento que cure o revierta la evolución progresiva de este problema.

Sin embargo, hay otros tipos de demencia que provocan pérdida de memoria y que son reversibles, como el déficit de vitamina B12, el hipotiroidismo o la depresión.

Romero Villaveitía aclaró que la pérdida de memoria por deficiencia de vitaminas es un problema de absorción y no de mala nutrición, pero estableció que factores nutritivos pueden afectar la capacidad del cerebro para recordar información.

Otras condiciones, como la depresión y la ansiedad, suelen afectar la memoria por la falta de concentración que tiene la persona en un asunto.

“Básicamente, toda condición que afecte el cerebro, de algún modo u otro puede afectar la memoria”, explicó Romero Villaveitía sobre los trastornos psiquiátricos en general.

Identifica las señales

Para saber si enfrenta fallos de memoria que requieran la visita a un médico, la Clínica Mayo recomienda evaluar junto con un familiar o amistad cercana si te pasa frecuentemente que:

- Haces las mismas preguntas repetidamente

- Olvidas palabras comunes al hablar

- Mezclas palabras, como decir “cama” en lugar de “mesa”

- Tardas más en completar tareas cotidianas, como seguir una receta

- Colocas mal los artículos en lugares inapropiados, como poner una billetera en una gaveta de la cocina, sin que haya sido un hábito anteriormente

- Te pierdes mientras caminas o conduces por un área conocida

- Tienes cambios de humor o comportamiento sin razón aparente

No es “borrar cinta”, sino eventos que nunca se grabaron en la memoria

Igualmente, el consumo excesivo del alcohol puede afectar la memoria durante el proceso de intoxicación.

“Generalmente, el alcohol afecta el sistema límbico y, con ello, la capacidad de crear memorias nuevas”, expuso el psiquiatra.

Significa que el alcohol provoca que se afecte la parte de almacenamiento en el proceso de memoria. Así, la gente que se intoxicó con alcohol, y luego no recuerdan qué pasó en un transcurso determinado de tiempo, no “borró cinta” sino que, en realidad, nunca creó el recuerdo.

Asimismo, los niveles altos de estrés y dormir mal afecta esa parte del proceso que guarda la nueva información.

Al dormir, los recuerdos y las habilidades se trasladan a regiones cerebrales más eficientes y permanentes, aumentando así su competencia el próximo día, indicó la Fundación Nacional del Sueño (NSF).

“Como regla general, la buena nutrición, la buena actividad física y estados de vida saludables pueden llevar a que se mejore la función del cerebro”, resaltó Romero Villaveitía.

Aunque no alcanzar a ser Funes —el memorioso— no significa un problema mayor, se recomienda que las personas consulten con su médico de cabecera ante las preocupaciones más nimias sobre el olvido.


💬Ver 0 comentarios