Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Salud visual (semisquare-x3)
El descubrimiento puede ayudar a encontrar un nuevo objetivo terapeútico para controlar la miopía. (Archivo)

Por Rubén Román, OD

La miopía ha vuelto a cobrar notoriedad, luego de que se diera a conocer un estudio científico que reclama haber identificado la célula causante de este error refractivo. Se estima que 1,000 millones de personas a nivel mundial padece de miopía, un diagnóstico que se entiende afecta el 90% de la población joven.

“El descubrimiento puede dirigirnos a un nuevo objetivo terapeútico en los esfuerzos para controlar la miopía”, indicó Greg Schwartz, investigador líder de la Escuela de Medicina de Northwestern University Feinberg, a la revista “Current Biology”, al dar a conocer los resultados del estudio.

La célula descubierta por Schwartz es altamente sensitiva a la luz y controla el crecimiento y desarrollo del ojo. Según el estudio, si esta célula, identificada como ON Delayed, instruye al ojo a crecer más, eso causará un aumento en miopía.

La nueva etapa del estudio, que cuenta con el respaldo económico del Instituto Nacional de Ojo, se centrará en conocer el gen específico para esta célula y si eso sucede, podría ser posible desarrollar alguna sustancia para “curar” la miopía.

Hasta ahora no se conocen las causas exactas de la miopía. La condición se atribuye a la genética, ciertas condiciones de trabajo y factores ambientales y sabemos con plena certeza que cuando ocurre la condición, el tamaño del globo ocular aumenta, haciendo que la luz o las imágenes no se enfoquen adecuadamente, lo que requiere utilizar espejuelos o lentes de contacto.

Los hallazgos del estudio son esperanzadores pues, a medida que la población envejece, la miopía puede convertirse en un problema de salud pública, manifestándose en todas sus modalidades, desde la condición simple hasta una miopía patológica o degenerativa, que puede resultar en un cuadro de ceguera total.

Si la miopía es severa, los pacientes estarán obligados a recurrir frecuentemente a optómetras u oftalmólogos porque estarán en alto de riesgo de experimentar complicaciones como desprendimiento de retina, glaucoma y flotadores o 'moscas flotantes' como se le llama comúnmente a esta última condición.

Aunque el estudio de Schwartz es importante, no debemos esperar a que este finalice –lo que tomará años” para tomar acción. Otras investigaciones sugieren que la tendencia alcista en diagnósticos de miopía puede frenarse si exponemos a las generaciones jóvenes a la luz solar por espacio de dos a tres horas diarias. Esa exposición aumenta la producción de dopamina, un neurotransmisor que se cree ayuda a prevenir el crecimiento del globo ocular.

De igual forma, debemos hacer nuestra parte en el cuidado de nuestros ojos y la visión. Utilizar los artefactos electrónicos a una distancia adecuada de la vista y tener buena iluminación cuando leemos, en la oficina o practicando nuestros pasatiempos también es necesario. Demás está decir que el uso de vídeojuegos, teléfonos inteligentes y tabletas, requiere períodos de descanso frecuentes para evitar fatiga visual.

Cuidar nuestro sistema ocular es nuestra responsabilidad, un hábito que hará que los avances de la Ciencia, actuales y futuros, tengan mayores beneficios en nuestra vida, en caso de necesitarlos.

El autor es Optómetra Clínico Certificado en The Eye Doctor e Instructor Clínico en la Escuela de Optometría de la Universidad Interamericana. Puede escribirle a [email protected] o para más información, llame al 787-283-6567.


💬Ver 0 comentarios