Todos los días, Miguel Díaz, barista de profesión, monta su estación de café Passion Coffee Services en la calle, frente a la Universidad de Puerto Rico en Cayey, como su proceso de reinveción ante la pandemia. [email protected] (ELNUEVODIA.COM)

Hace diez años, Miguel Díaz Castillo encontró en el café su salvación. Corrían tiempos difíciles, y, por azar, la vida le colocó en el camino a un sabio maestro que lo tomó de la mano para enseñarle el ABC de la profesión de barista.

“Conseguí un trabajo en Café Colao, en el Viejo San Juan. Ahí, tuve la dicha de coincidir con Jesús Gómez, y fue él quien hizo que me enamorara del oficio. Poco a poco me fui adentrando en el mundo del café. Con él aprendí mucho y no me limité a entrenarme en preparar buenas bebidas, sino que me interesé en la industria”, recuerda.

Todos los días, Miguel Díaz, barista de profesión, monta su estación de café Passion Coffee Services en la calle, frente a la Universidad de Puerto Rico en Cayey, como su proceso de reinveción ante la pandemia. [email protected] (ELNUEVODIA.COM)

A los tres años de descubrir su pasión, Gómez sintió la necesidad de emprender y de comenzar su propia aventura. Así, nació Passion Coffee Service, una empresa tipo ‘pop up’ que prepara al instante -en actividades o negocios- bebidas deliciosas elaboradas con café.

“Es un coffee bar. Por ejemplo, monto una estación de servicio de café en convenciones, negocios, bodas y todo tipo de actividad en la que quieran ofrecerles a sus invitados o clientes el gusto de un buen café. Tengo mi cafetera expreso y preparo bebidas frías y calientes. La gente lo disfrutaba tanto que siempre me preguntaban que dónde me encontraban cuando no estaba en alguna actividad”, cuenta.

Hasta antes de la pandemia, Miguel tenía sus manos llenas. No obstante, la cuarentena lo obligó a darle una vez más una vuelta de tuerca a sus objetivos. Mientras se preguntaba qué hacer, resonaron como un eco las palabras que tantas veces escuchó: “¿Dónde te encontramos cuando no estás en una actividad?”

“Hace unos cuantos meses, busqué un ‘spot’, frente a la UPR de Cayey para poder montar la estación, y ahí estoy. Literalmente lo que hago es sacar de la guagua una carpita, una mesa y la cafetera expreso y ofrezco todo lo tradicional que encuentras en un ‘coffee shop’. Macchiato, cappuccino, latte, bebidas con café frías o calientes”, comenta.

Esta nueva versión de Passion Coffee Service se ha convertido en un servicarro por el que pasan diariamente todos los fanáticos de Miguel y de su arte.

“Hay quienes ordenan por teléfono, pasan y recogen su pedido, hay otros que ponen su orden desde el carro y esperan allí a que yo se las lleve. Todo es para llevar. La mayoría de la gente lo hace desde el carro y yo lo prefiero porque es la mejor manera de controlar y seguir las medidas de seguridad. Estoy bien pendiente de que todos los clientes que decidan bajarse lleven mascarilla y guarden la distancia requerida. También, estoy limpiando y desinfectando todo constantemente”, destaca Miguel.

La materia prima que utiliza para la elaboración de sus bebidas viene de una finca en Ciales llamada Café del Alba.

“Tuve la suerte de conocer a los López cuando me fui adentrando en el campo. Hemos llegado a un acuerdo y es el único café que utilizo”, indica.

Si andas por Cayey y te interesa conocer y apoyar a este joven, lo encontrarás de lunes a viernes, de 7:00 a 11:00 a.m., frente a la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Cayey.

Puedes seguirlo en Facebook e Instagram: @PassionCoffeeService. Más información: 787-295-5824.

Todos los días, Miguel Díaz, barista de profesión, monta su estación de café Passion Coffee Services en la calle, frente a la Universidad de Puerto Rico en Cayey, como su proceso de reinveción ante la pandemia. [email protected] (ELNUEVODIA.COM)