La receta del éxito de este negocio está en la frescura de sus platos y la consistencia en la sazón de tía Manin.
La receta del éxito de este negocio está en la frescura de sus platos y la consistencia en la sazón de tía Manin. (XAVIER GARCIA)

En la misma costa fajardeña, adornado con el mar, ubica El Chinchorro de Tía Manin, un rincón gastronómico en el barrio Maternillo en Fajardo que lleva siete años conquistando el paladar de sus fieles comensales con su toque criollo único.

El chinchorro se especializa en comida criolla y mariscos, y tiene una amplia oferta gastronómica.
El chinchorro se especializa en comida criolla y mariscos, y tiene una amplia oferta gastronómica. (XAVIER GARCIA)

El nombre de este chinchorro, según sus propietarios Nicole Montañez y Lemuel Otero, es en honor a la tía Manin, una figura que les dio grandes enseñanzas culinarias. “El nombre salió porque la cocinera de nosotros se llama Manin, yo le digo ‘tía Manin’. Ella trabajó muchos años en varios lugares y es una cocinera de renombre y queríamos enfatizar el nombre de ella porque es una cocinera reconocida. Decidimos ponerle su nombre en honor a su sazón porque ella es la que nos ha enseñado todo”, expresó Montañez.

En cuanto a su oferta gastronómica, Montañez mencionó que se especializan en comida criolla y mariscos y sus productos son frescos, ya que se nutren de la pesca local de sus compueblanos. “Nuestro fuerte es el bisté de lomillo, si no hay bisté de lomillo, no hay bisté. También tenemos arepas con habichuelas, carne frita, mofongo, pechuga encebollada, pechuga empanada, trabajamos ensalada de carrucho por temporada porque el carrucho que trabajamos aquí es fresco y el chillo frito también es fresco. Siempre que los pescadores puedan salir y traernos pesca, pues tenemos mariscos porque la pesca es de aquí de Fajardo. Siempre estamos en contacto con los pescadores de aquí y nos ayudamos mutuamente”, resaltó la dueña. Mientras, su esposo reafirmó que “todo el mundo viene por el bisté”. No obstante, dijo haber ampliado su menú para darle mayor variedad al público sin salir de su línea criolla. “Mantuvimos el concepto que era comidas criollas y el marisco. El menú se extendió, ahora hay más cosas como el churrasco, la langosta, el chillo, las chuletas can can”, dijo Otero.

Nicole Montañez y Lemuel Otero aseguran que la clave de su éxito radica en la frescura de sus platos.
Nicole Montañez y Lemuel Otero aseguran que la clave de su éxito radica en la frescura de sus platos. (XAVIER GARCIA)

Y ¿cuál ha sido la receta del éxito de este negocio? La frescura de sus platos y la consistencia en la sazón de tía Manin, coincidieron los dueños quienes, destacaron –además- que la cocinera “es bien chavona” con los ingredientes.

“El secreto, aparte de un buen sazón es que todo se hace fresco; aquí las carnes se preparan todos los días. Como siempre les digo a los clientes, aquí no hay nada pre hecho. Diariamente se prepara lo que es arroz, habichuelas, las carnes se adoban frescas todo el tiempo. Sabemos que le estamos dando calidad a los clientes. El secreto de aquí es la calidad”, aseguró Otero.

El chinchorro, cuya reciente remodelación marcó una nueva etapa de evolución es complementado con un malecón, una silla gigante y un gazebo que sirven como atractivos para los clientes. “Yo siempre digo que esto aquí es como un mundo aparte porque hay una vista hermosa. Hay muchas personas que se van a comer al malecón, disfrutan de la vista y del fresco. Nos hicieron un gazebo del municipio y allí las personas se sientan a comer. Eso le da un ambiente diferente”, finalizó Montañez. Asimismo, indicó que abren los siete días de la semana con un horario de lunes a miércoles 7:30 a.m. a 5:30 p.m.; en horario extendido, de jueves a domingo de 7:30 a.m. a 9:00 p.m.

Para información adicional, pueden llamar al 787-964-2590.

💬Ver comentarios