El chef ejecutivo Alejandro Vélez  y Francine Méndez Cordero están al frente de esta nueva fase de Lola Eclectic Cuisine.
El chef ejecutivo Alejandro Vélez y Francine Méndez Cordero están al frente de esta nueva fase de Lola Eclectic Cuisine. (Jorge A Ramirez Portela)

La llegada de un nuevo chef que conoce de primera mano la elaboración del menú que posicionó a Lola Eclectic Cuisine entre los restaurantes preferidos por los comensales locales e internacionales durante los pasados 12 años, promete elevar de nivel la experiencia culinaria allí.

Se trata del chef ejecutivo Alejandro Vélez, un joven ponceño de apenas 28 años que ha implementado las nuevas tendencias en la gastronomía a nivel mundial, sin dejar a un lado el trabajo realizado por su antecesor de quien aprendió mientras hacía su práctica en el reconocido establecimiento ubicado en el Ponce Plaza Hotel and Casino.

Tras prepararse académicamente y laborar en importantes restaurantes de hoteles en los Estados Unidos, Alejandro regresó a su ciudad natal para compartir su maleta de sabores y recetas que han sido acogidas, tanto por el cliente habitual como el turista que disfruta de una propuesta diferente.

“Alejandro viene con la nueva era, con las tendencias nuevas e implementar lo que él entiende se está buscando en la oferta culinaria. Este es un restaurante de 13 años, hay un menú que ya está corriendo y ese fue uno de los retos, que él haya aceptado continuar con el menú actual, para poder empezar a implementar sus habilidades y conocimientos”, manifestó Manuel Pizarro, director del Departamento de Alimentos y Bebidas de Lola, Melao Coffee Shop y salones de actividades.

Codorniz rellena de paella de longaniza sobre ragú de vegetales y crema de maiz .
Codorniz rellena de paella de longaniza sobre ragú de vegetales y crema de maiz . (Jorge A Ramirez Portela)

De acuerdo con Pizarro, uno de los retos es lograr una fusión para mantener los sabores y elementos esenciales puertorriqueños, pero dándole una elevación culinaria para que no sea la comida típica regular. Esto, teniendo en cuenta que el restaurante está establecido en una zona turística.

“Ahí es que viene la complejidad, cómo lograr un plato en especial, pero que sea con elementos frescos, que sean elementos nativos, que los puedes conseguir y tener en tu casa. Pero ¿cómo se trabaja de una manera distinta para tener una experiencia culinaria diferente?”, resaltó la encargada de Lola Eclectic Cuisine, Francine Méndez Cordero.

“Eso es lo que queremos, productos frescos, nativos, que se puedan elaborar y combinar con elementos culinarios internacionales con la comida clásica y puedan ser aceptados tanto por el paladar local como el paladar turístico”, insistió Méndez Cordero.

Por su parte, el chef ponceño resaltó que el sabor de Lola “es una fusión puertorriqueña con el mundo” en unos 30 platos que presenta el menú, entre aperitivos, platos principales y postres.

“Queremos hacer una comida criolla diferente para que los locales no se sientan aburridos de comer lo mismo y que el turista también pueda probar un toque de nuestra cultura a través de la gastronomía”, destacó.

“Por ejemplo, tenemos una codorniz rellena de paella de longaniza, la sazonamos como un pollo asado típico puertorriqueño. Entonces, le ponemos abajo una cremita de maíz que hacemos en la casa con un ragú de vegetales del país, jugamos con los sabores porque el ragú es italiano y la crema es francesa, pero los trabajamos con productos frescos de acá”, explicó.

Los cambios se han implementado poco a poco, para calibrar la respuesta del cliente que se atreve a experimentar nuevos sabores.

“Tenemos unas arañitas con un sashimi de salmón. El sashimi tiene una influencia asiática, pero uno le hace unas arañitas que es criolla. Eso se ha vendido un montón”, confesó.

“Los chicharrones de ‘pork belly’ que es la panza de cerdo, hacemos un chicharrón colombiano y le damos el sazón criollo como el que usan para las chuletas kan kan, pero le ponemos al lado un aderezo asiático y lo mojas, entonces, esa grasa con la acidez del aderezo, a la gente le ha encantado”, detalló.

Mientras que entre los aperitivos de mayor aceptación está el naab, un tipo de ‘flatbread’ con mermelada de higo, queso de cabra, pera fresca en lasta y aceite de trufa.

“Ese elemento que es un aperitivo que se ha vendido muy bien, con un vino blanco que puedas disfrutar. De hecho, a veces uno lo trabaja a ver cómo se mueve porque esto depende también del cliente, y la aceptación ha sido espectacular. También se está trabajando una bruschetta de carne asada que también ha sido un ‘best seller’ porque a la gente le gusta la carne, pero tiene queso manchego, un poquito de chimichurri que se hace aquí también, entonces, esos elementos son los que a la gente le gusta”, dijo por su parte la encargada del restaurante.

En cuanto a los postres, uno de los preferidos es el pan de maíz frito “con una bolita de helado de dulce de leche por encima”.

“Los flanes se hacen aquí y le damos variaciones, de queso de cabra, que no sea el flan tradicional. Cambiamos los sabores semanalmente, tenemos un ‘cheesecake lollipop’ con albahaca, que son unas esferas de cheesecake de limón, con un cruce de almendras y un sirope de la casa de albahaca”, detalló.

“El menú tiene 12 platos principales, igual en aperitivos. Son más de 30 platos, incluyendo postres. Y los especiales del chef cuando vemos que a la gente le gusta tanto, los incorporamos al menú principal”, acotó Méndez al destacar el aumento en comensales locales, principalmente de San Juan.

Lola presenta una coctelería que varía entre las creaciones establecidas hace 12 años, como el ‘quenepatini’, a base de quenepas, hasta tragos clásicos y vanguardistas.

“Trabajamos también cocteles sin alcohol y con alcohol, trabajamos limonadas que se hacen aquí con sirope que están preparados de antemano de mangó y jengibre, fresa y melón, frutas frescas. Todos los cocteles clásicos bien realizados. Aquí te puedes tomar desde el mojito clásico hasta un trago como el Lolita Martini que es uno de nuestros clásicos. Tenemos tragos a base de ron, vodka, ginebra y wiski”, subrayó Francine.

En un ambiente diverso que prioriza la experiencia del comensal, Lola Eclectic Cuisine apuesta a la nueva era con la adquisición del chef sureño que ha logrado capitalizar las exigencias del mercado.

“Eso ha sido parte fundamental en la renovación del restaurante y, con la llegada del chef Vélez, y ha caído todo perfecto porque va a tono con el diseño nuevo del restaurante que es más juvenil, más arriesgado y él también tiene su maleta con sus ingredientes y recetas que las ha ido incorporando. La clave es paso a paso, pero firme”, concluyó.

💬Ver comentarios