Es posible diseñar la sortija de compromiso de tus sueños.
Es posible diseñar la sortija de compromiso de tus sueños. (Shutterstock)

El vídeo de Machine Gun Kelly arrodillado frente Megan Fox en el patio de una hospedería en suelo puertorriqueño dio la vuelta al mundo en solo minutos y, no era para menos, dada a la fama de los protagonistas. Más tarde, el rapero subía un a sus redes sociales otro vídeo en el que mostraba el anillo confeccionado a su gusto por el reconocido joyero Stephen Webster.

¿Crees que se trata de algo exclusivo para las celebridades? ¿Sabes los pasos que requiere hacer un anillo de compromiso a la medida? ¿Deseas sorprender a tu pareja con un detalle tan particular y romántico?

Si tienes estas interrogantes, Mildred Marcano, directora de ventas, mercadeo y compra de Grupo Reinhold –que vende en exclusiva en la isla las piezas de Webster- comparte cinco datos que debes tener en cuenta antes de decidir si comprar un anillo ya hecho o prefieres ofrecer una pieza personalizada.

1. Se trata de una práctica cada vez más común. “Si dejamos a un lado la marca Tiffany, que es muy reconocida por sus anillos de compromiso, la experiencia de Reinhold Jewelers en sortijas de compromiso es que, cerca de un 90%, se hace a la medida. Tenemos una clientela joven que quiere cosas diferentes”, explica Marcano.

2. Establece un presupuesto. No se trata de algo exclusivo para millonarios, pues en el mercado hay una variedad de marcas y diseñadores que se ajustan a diversos presupuestos. Lo importante es saber que la calidad y variedad de materiales dependerá del dinero disponible.

3. Debes hacer el trámite con tiempo. No es algo que puedas hacer la ligera. El proceso incluye hablar sobre el estilo y los materiales deseados, la creación de un boceto por parte de quien diseñe la pieza y finalmente la aprobación del cliente. “Es un proceso que puede tomar de cuatro a seis semanas”, añade Marcano.

4. Puedes incorporar piedras familiares. Si tienes un diamante o una piedra que ha pasado de generación en generación, es posible que el diseñador la adapte a la nueva pieza. No hay límites cuando de una pieza personalizada se trata.

5. Lleva tu mente abierta. Marcano enfatiza que se trata de un proceso de aprendizaje y de retroalimentación cliente-diseñador. Esto significa que tal vez llegues con una idea en mente, pero luego de una conversación, el resultado sea una pieza todavía más especial.

💬Ver comentarios