Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

El dominio que representaban podía resultar contradictorio: eran, por una parte, soberanas y, por otra, mujeres que debían estar, por serlo, sujetas a un hombre. (Suministradas)
El dominio que representaban podía resultar contradictorio: eran, por una parte, soberanas y, por otra, mujeres que debían estar, por serlo, sujetas a un hombre. (Suministradas)

Durante gran parte de la historia, las reinas ejercieron una fascinación particular sobre sus súbditos. El dominio que representaban podía resultar contradictorio: eran, por una parte, soberanas y, por otra, mujeres que debían estar, por serlo, sujetas a un hombre. El poder, sin embargo, les confería una excepcionalidad que las apartaba del común de los mortales. Las grandes reinas -Isabel de Castilla e Isabel de Inglaterra, Catalina de Rusia, Cristina de Suecia, María Teresa de Austria- fueron singularmente fuertes e independientes. También ha habido reinas ficticias con una presencia tan real, en la imaginación de los lectores. A pesar del “glamour” que han representado sus vidas no siempre fueron felices. He aquí algunos libros sobre reinas excepcionales.

💬Ver comentarios