Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Antes de la segunda oleada del feminismo en los 70, empoderamiento no era un concepto tan familiar. (Shutterstock)
Antes de la segunda oleada del feminismo en los 70, empoderamiento no era un concepto tan familiar. (Shutterstock)

El lenguaje es creativo. Es elástico. Es maleable. Construye y deconstruye. Responde a su cultura y a las tendencias y expresiones que ésta manifiesta. Por eso, cuando hace unas décadas -y con mucho mayor énfasis en los últimos años- comenzó a utilizarse la palabra empoderamiento para referirse -entre otros casos- al lugar de la mujer en todos los renglones de la sociedad, de lo político a lo profesional, de las esferas de poder al universo doméstico, podríamos decir que se trató de una respuesta más, desde el lenguaje, a los movimientos sociales y sus frutos.

💬Ver comentarios