Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Hace más de quince años que Rosana decidió brincar del intrincado mundo de los números y las inversiones por el no menos complejo universo del vino. (Jorge Ramírez Portela/ jorge.ramirez@gfrmedia.com)
Hace más de quince años que Rosana decidió brincar del intrincado mundo de los números y las inversiones por el no menos complejo universo del vino. (Jorge Ramírez Portela/ jorge.ramirez@gfrmedia.com)

La memoria de la sumiller Rosana Miranda es un poderoso archivo de olores y sabores que se asoman cada vez que llega a sus manos una copa de vino. Aromas y gustos que compone y descompone para recorrer a través de ellos un sinfín de terrenos. Con cada sorbo de vino, descubre la tierra, la uva, las manos que la trabajaron, la madera en la que se añejó, la lluvia, la nieve y el sol que cobijó la vid, cada uno de los detalles que hacen que lo que llega a nuestra mesa sea mucho más que una simple botella; es una historia, un viaje.

💬Ver comentarios