El libro 'Spare', las memorias del principa Harrye, llegó el pasado a las librerías de todo el mundo.
El libro 'Spare', las memorias del principa Harrye, llegó el pasado a las librerías de todo el mundo. (CJ GUNTHER)

Como amante de la lectura y parte del equipo de Magacín, donde seguimos de cerca las noticias de las Casas Reales del mundo, el anuncio de la publicación de un libro autobiográfico del príncipe Harry me llamó la atención.

Las filtraciones que colmaron los titulares semanas antes, me llevaron a pensar que muy pocas serían las novedades que encontraría, pero me equivoqué.

Tal vez porque el oficio del periodismo me hace fijarme en detalles que, a mi entender, enriquecen una historia, he encontrado a través de las páginas algunos datos que me llevan a comprender la versión del príncipe Harry. Hago esta aclaración porque para emitir un juicio sobre si él es la víctima, el mentiroso, el bueno o el resentido, me falta conocer el otro lado de la historia.

Aquí comparto cinco detalles de los que se ha hablado poco y que me llamaron la atención de “Spare”.

1. Una manera de hacerse escuchar

De inicio, Harry expone que su intención tras los actos fúnebres de su abuelo, el príncipe Philip, era tener una conversación con su padre y su hermano sobre los motivos que lo llevaron a renunciar a todo. El príncipe William y el rey Charles III le dijeron, de manera tajante, que no entendían la razón por la que había tomado la decisión de mudarse al otro lado del mundo. Entonces, Harry escribe: “¿Papá? ¿Willy? ¿Mundo? Ahí va”. Por lo que da a entender que, ante la negativa de su familia de tratar de comprenderlo, decidió desahogarse de manera pública.

Esto hace recordar que cuando su madre, la princesa Diana, dejó de ser parte de la familia real británica, también publicó un libro llamado “Diana: Her True Story--in Her Own Words”, escrito por Andrew Morton, con toda la información que ella le proveyó. En el caso de Harry, quien puso en palabras toda su historia fue el escritor J. R. Moehringer.

2. El odio a los paparazzi

Esa apatía de Harry por los periódicos y paparazzi que lo llevó a demandar a la editorial Associated Newspaper Limited y sus publicaciones “Daily Mail”, “Mail On Sunday” y “Mail On Line”, no es algo que haya desarrollado en la adultez, sino que comenzó a manifestarse desde la muerte de su madre en 1997.

Una vez ocurre el accidente de Diana, Harry sintió que la atención mediática se concentró en él por su comportamiento rebelde, aunque en muchas ocasiones señala que se informaron hechos que no ocurrieron. Además, llega a decir que su familia no intervino porque de esa manera sus problemas desviaban la atención de los escándalos de su padre con Camilla Parker Bowles.

El rencor hacia los paparazzi se recrudece cuando, de adulto, pide ver fotos del accidente de Lady Di y nota que en la escena estuvieron algunos de ellos y no la ayudaron.

“Los paparazzi siempre habían sido unos personajes grotescos, pero cuando alcancé la madurez, empeoraron”, expresa en una parte del libro.

3. Una fría relación con su padre y el trauma de perder a su madre

Desde el comienzo, Harry menciona la “extraña” relación con su padre. Por un lado, Charles siempre se refería a él como “querido hijo”, estuvo aplaudiéndolo en su primera obra escolar y se mostró orgulloso cuando comenzó a formarse como piloto del ejército. Por otro lado, no tenía demostraciones de afecto, se negaba a dar declaraciones para defenderlo de los ataques a la prensa y siempre se refirió a él como “el repuesto”.

“Tenía veinte años cuando oí por primera vez la historia de las supuestas palabras de mi padre a mi madre el día de mi nacimiento: ‘¡Maravilloso! ya me has dado un heredero y un repuesto; he cumplido con mi trabajo’. Una broma; es de suponer. Por otro lado, se cuenta que, a los pocos minutos de soltar esa cumbre de la comedia, mi padre salió a reunirse con su novia”, expresa.

Con su madre la relación fue distinta. Ella siempre le demostró afecto con palabras y acciones, algo que siempre extrañó desde la mañana del 31 de agosto de 1997 cuando supo de su fallecimiento.

4. La rebeldía de la adolescencia

A través de su relato, el príncipe señala las veces que la prensa publicó información sacada de contexto. Sin embargo, no se santifica y confiesa que su rebeldía lo llevó a consumir drogas y alcohol durante su adolescencia. Todo ese comportamiento autodestructivo era una válvula de escape al dolor que sentía por la ausencia de su madre. Inclusive, cuenta que entró al equipo de rugby de su colegio por tratarse de un deporte muy físico.

“Yo no sentía el dolor de la misma forma que los demás chicos, lo que me convertía en un peligro en el terreno de juego. Nadie sabía cómo responder ante un chico que literalmente buscaba el dolor externo para equipararlo al que sentía en su interior”, escribió.

5. El ejército y Meghan fueron su salvación

Contrario a su hermano William, Harry no fue a la universidad e ingresó directamente a la milicia. Y, en un ambiente que para muchos es tan hostil, el príncipe encontró ese lugar en el mundo donde pudo sentir que su vida tenía un propósito.

En días previos a la publicación del libro se comentó que el mismo duque de Sussex confesaba que había asesinado a 25 talibanes en Afganistán, pero aunque aparece en “Spare”, también habla sobre otras misiones de ataque en las que participó y en las que fallecieron personas.

Otro ente de cambio en su vida fue su esposa, la actriz Meghan Markle. Hasta que la conoció sufría estrés postraumático, ataques de ansiedad y sus relaciones no duraban, pero en ella encontró el “amor verdadero” y por quien decidió dejar atrás toda su vida para poder protegerla y evitar que tuviera el mismo final que su madre, Diana.

“En realidad, al tiempo que Meg se acercaba, di gracias por todas las elecciones que había hecho”, escribió sobre el momento en el que se encontró con Meghan en el altar.

💬Ver comentarios