Ante la inminente salida de esta empresa, que por 30 años cultivó tomates en Puerto Rico, ahora se establecerá un nuevo modelo de negocio.

En mayo pasado, cuando este diario reportó en primicia que la finca Gargiulo cesaba operaciones tras más de 30 años cultivando tomates en Santa Isabel, el sector agrícola y todo el país se preocupó. ¿Qué pasará con la producción agrícola y qué uso le darán ahora a esas tierras?, preguntaba todo el mundo.

💬Ver comentarios