Desde la izquierda: la licenciada Millyvette García Santos, secretaria de la Junta de Directores de Vainilla Castañer LLC.; Yeheziel Álvarez Cruz, egresado del programa de Ciencias Agrícolas del RUM; Lcdo. Héctor M. Collazo Maldonado, presidente; y el agricultor Pedro Bengochea. ([email protected])

Aunque desconocido por muchos, la vainilla ha estado en los campos de la región central desde 1797, y para las décadas de 1930 al 1950 Puerto Rico era un importante productor y exportador de la aromática planta. Más recientemente, un grupo de agricultores, científicos, académicos y empresarios se ha propuesto volver a levantar su cultivo a escala comercial.

La idea de retomar la siembra de la vainilla surgió poco después del azote del huracán María, según Millyvette García, secretaria de la junta de directores de la corporación Vainilla Castañer, LLC. En entrevista con El Nuevo Día, García narró que en una reunión en casa del agricultor Pedro Bengochea, propietario de la finca Bartolo en el poblado Castañer en Lares, él le mostró unas plantas de vainilla sembradas que estaba tratando de salvar.

“Eso fue en octubre de 2017. Estábamos Pedro, Héctor (Collazo) y yo. Ahí empezamos a interesarnos en el tema de cultivar la vainilla y a buscar más datos e información”, dijo García. Seis meses después nació la entidad corporativa, la cual tiene nueve socios. Collazo, quien es abogado y preside la Comisión de Agricultura del Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico es el presidente de Vainilla Castañer LLC.

Al momento cuentan con 15 fincas asociadas a la corporación. “Queremos que no haya monocultivos, sino que cada agricultor siembre una variedad de productos”, sostuvo García, quien explicó que las plantas de vainilla se siembran en distintos árboles para su desarrollo, puesto que se trata de una variedad de orquídea.

Flor de vainilla pomponas, dela finca Bartolo en el barrio Catañer de Lares. ([email protected])

“La vainilla es la única orquídea comestible que hay en el mundo”, agregó.

Durante casi tres años, el grupo se ha educado, yendo a simposios internacionales y también los ha celebrado en Puerto Rico, en los que han participado expertos de México, Costa Rica, Colombia y Alemania, entre otros países.

Por su parte, Collazo señaló que el plan de la corporación es aumentar el número de fincas afiliadas a 50. Asimismo, están en vías de fundar la Cooperativa de Productores Elaboradores de Vainilla de Puerto Rico, lo que esperan formalizar este año.

De hecho, en Puerto Rico existió una cooperativa de Cosecheros de Vainilla que tuvo 150 socios y agricultores de varios municipios de la región central, entre ellos de Morovis, Adjuntas, Lares, Ciales, Utuado y Jayuya. “Morovis fue un gran productor de vainilla y Castañer fue el gran beneficiado del hemisferio, donde estaba la planta central de curado”, sostuvo Collazo.

Precisamente, en donde hoy está el hospital Castañer era donde se ponían las vainas de vainilla a secar. “Cuando llegó la industrialización, se dejó a un lado la agricultura y con ello el cultivo de la vainilla”, lamentó el presidente de la corporación.

La corporación se enfocará en el cultivo y producción de vainas de vainilla gourmet y extra gourmet. Estas son vainas de calidad superior, flexibles, gruesas y sin rayas, que miden, en promedio, 6.5 la gourmet y entre 7.5 y 8 pulgadas la extra gourmet.

Variedad de vainas de vainilla que producen: curada y beneficiada. ([email protected])

Los entrevistados explicaron que en el cultivo de estas orquídeas, conocidas como vainillas planifolia, no utilizarán pesticidas ni herbicidas y toda la producción local será curada al sol y no en hornos industriales. Cada vaina necesita solearse unas 20 veces para lograr el secado preciso.

“Queremos fomentar el agroturismo, que las personas hagan recorridos por las 15 fincas. Ya lo hemos hecho en la finca Bartolo. El turismo ecológico es una alternativa en auge”, dijo García, aunque indicó que con el COVID-19 esos recorridos se han puesto en pausa.

Al momento, el grupo ya tiene el primer millar de vainas cultivadas en Puerto Rico y secadas en Castañer, las cuales vende de manera individual o en empaques de 12 vainas.

Además, busca rescatar un edificio de la Compañía de Fomento Industrial que tenga entre 7,000 y 10,000 pies cuadrados en la región de Lares o pueblos cercanos, donde puedan montar una fábrica para elaborar el extracto y la pasta de vanilla bajo la marca Vainilla Castañer.

El producto de Vainilla Castañer,LLC, crece en diferentes troncos como una orquídea en la Finca Bartolo. En la foto, lo que llaman el monte de vainilla planifolia. ([email protected])

En cuanto a los mercados, Collazo dijo que Estados Unidos y Alemania son los principales consumidores de vainilla gourmet y extra gourmet. La empresa ya tiene contacto con un alemán, profesor de Botánica, que vivió en Puerto Rico, quien les ayudará con el proceso de distribución en ese país.

Por lo pronto, la corporación entabló una alianza con el principal productor y exportador de México, la familia Gaya, para traer de allá la pasta y el extracto bajo la marca Vainilla Real. Estos productos ya se consiguen en algunos supermercados Econo, en el Buen Café en Hatillo, en el restaurante vegano Mama Pacha en Hato Rey y en el parador Villas de Sotomayor en Adjuntas, propiedad de Jesús Ramos, quien es también otro de los socios de Vainilla Castañer LLC.